El gobierno de la provincia sigue avanzando en el proyecto para el bombeo de agua potable con energía solar en edificios públicos. Los resultados que se vienen dando son altamente positivos, a tal punto que el 70 por ciento del consumo de agua potable del edificio de Casa de Gobierno es abastecido con energía renovable.

La ventaja de los sistemas de bombeo con energía solar es que tienen autonomía de funcionamiento y que en los horarios de sol los tanques de agua se llenan para poder contar con la misma en los horarios nocturnos.

Coincidiendo con el Día Mundial del Agua y la Energía, el programa fue impulsado en marzo del año pasado por la Secretaría de Estado de la Energía, a través de la Subsecretaría de Energías Renovables, en colaboración con la empresa de Aguas Santafesinas -Assa-.

En junio de 2014, en conmemoración del Día Mundial del Ambiente, se realizó una nueva instalación -la segunda- en la Casa de Gobierno de Santa Fe, esta vez con paneles fotovoltaicos de mayor potencia que alcanzan los 600 watios pico. Esta instalación ha logrado bombear 1.400.000 litros, abasteciendo casi el 70% de la demanda de agua del edificio gubernamental.

En Rosario

En tanto, en la terraza de la sede de Gobierno de la provincia en la ciudad de Rosario existe una instalación de 275 watios pico, con seis módulos fotovoltaicos de 46 watios pico cada uno y una bomba de alta eficiencia que funciona con la corriente continua que generan los paneles solares.

En los próximos meses está previsto aumentar la potencia de los paneles solares de esta sede, con el objetivo de lograr los excelentes resultados logrados en Santa Fe y poder abastecer también el 70% de la demanda de agua del edificio con energía solar.

Desde la Secretaría de Energía se está trabajando con el objetivo de multiplicar estos proyectos.

En Las Flores

Un proyecto similar de instalación de paneles solares está planificado para un edificio de viviendas en el barrio Las Flores de la ciudad. El objetivo es abastecer un porcentaje del consumo total de agua con energía renovable. Esto permite independizarse de las bombas eléctricas convencionales que, para su funcionamiento, usan energía de la red y por lo tanto contribuyen a la emisión de gases de efecto invernadero.