Como se anunció el 26 de enero de 2022, las perspectivas de Vestas para 2022 son las siguientes: se espera que los ingresos oscilen entre los 15.000 y los 16.500 millones de euros, incluyendo los ingresos de Service.

Vestas espera alcanzar un margen EBIT antes de partidas especiales del 0-4%, y se espera que las inversiones totales asciendan a unos 1.000 millones de euros en 2022.

Además de lo que ya se ha comunicado, se espera que los ingresos del segmento de Servicios crezcan aproximadamente un 5% en 2022, con un margen EBIT de servicios de aproximadamente el 25%.

Como resultado del rendimiento en 2021, el Consejo de Administración de Vestas Wind Systems A/S propone a la Junta General Anual que se distribuya a los accionistas un pago total de dividendos de 50 millones de euros (correspondientes a 0,37 coronas danesas por acción) en 2022, frente a un total de 230 millones de euros el año pasado, y equivalente al 30 por ciento del beneficio neto del año.

Henrik Andersen, Presidente y CEO del Grupo, expresa: «En 2021, Vestas hizo un fuerte progreso estratégico para fortalecer nuestra base y el enfoque en el cliente. En un entorno desafiante, todos en Vestas hicieron un trabajo excepcional para garantizar un récord de ingresos y entregas de 16,6 GW sin comprometer la seguridad o la calidad».

Y agrega: «Junto con el aumento de los precios de la energía, las interrupciones de la cadena de suministro y la aceleración de la inflación de los costes de las materias primas, el transporte y los componentes de las turbinas, siguieron amplificando los costes a lo largo del año, lo que afectó gravemente a la rentabilidad».

Siguiendo la idea plantea que «en estas circunstancias, logramos unos ingresos de 15.600 millones de euros, un margen EBIT antes de partidas especiales del 3% y un flujo de caja libre de 183 millones de euros. Ejerciendo un alto grado de disciplina, logramos una entrada de pedidos de 13,9 GW con un precio medio de venta de 0,83 millones de euros por MW, 3 GW de acuerdos con proveedores preferentes para nuestra turbina offshore V236-15,0 MW, así como un aumento del 21% de los ingresos en Servicios».

«Seguimos centrados en reforzar la disciplina del sector para proteger la rentabilidad y mejorar la creación de valor a largo plazo, así como en ejecutar nuestra estrategia para impulsar la transición energética con nuestros clientes. Con la previsión de que las interrupciones de la cadena de suministro continúen a lo largo del año, 2022 será un reto para el sector, y en nombre del equipo de dirección ejecutiva, quiero dar las gracias a nuestros colegas, clientes y otros socios por su continuo apoyo», concluye.