A fines del año pasado, el Plan de Alumbrado Eficiente (PLAE) licitó, para el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y municipios bonaerenses, como Pilar, de Vicente López y de Morón, unas 94.000 luminarias LEDs.

“La incorporación de esta tecnología puede representar hasta un 50% de ahorro energético respecto del consumo actual, adecuando los niveles lumínicos de alumbrado público a la normativa vigente”, justifican desde el programa de gobierno.

No obstante, industriales nacionales alzaron críticas por el modo de las adjudicaciones que se llevaron a cabo, siempre bajo la tutela del Ministerio de Energía y Minería de la Nación. Sostienen que los ganadores –importadores- no cumplen con las exigencias fijadas por la misma cartera.

En diálogo con Energía Estratégica, José Tamborenea, flamante presidente de la Comisión de Iluminación de la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (CADIEEL), explica que este tipo de adjudicaciones perjudican a la industria nacional desde dos aspectos.

El primero, tiene que ver con que “la norma IRAM exige que arriba de los LEDs se instale un lente, que es la fotometría –motor fotometríco-, y arriba del lente una tulipa protectora, que tiene la función de proteger a través del tiempo la fotometría y el flujo luminoso, porque si no el lente se degrada”, cuenta y expresa que las luminarias de origen nacional cuentan con esta exigencia, mientras que las importadas adjudicadas no.

El hecho de presentar ofertas con tulipas encarece a las LEDs nacionales, haciéndolas menos competitivas respecto a las traídas de afuera. El segundo aspecto se complementa con el primero, y es paradójico.

Tiene que ver con que esa misma tulipa le quita intensidad lumínica a la LED, quedando la extranjera con más potencia y, en definitiva, con mayor puntaje para su adjudicación, explica Tamborenea.

Lea también: «CADIEEL propuso al Gobierno un plan para ahorrar 5.000 millones de dólares utilizando luminarias LED»

Según el empresario, no sólo estas luminarias eficientes son mucho menos duraderas que las nacionales sino que la competencia es desleal. “Los premiaban por no cumplir”, sentencia.

El titular de la Comisión de Iluminación de CADIEEL cuenta que ya elevaron una queja a la cartera que dirige Juan José Aranguren para que “por lo menos este año se cumpla la norma que está hecha por el mismo Ministerio (de Energía y Minería de la Nación)”.

Desmentida nacional

Consultado sobre la respuesta que le dio la Subsecretaría de Ahorro y Eficiencia Energética al periodista Alejandro Bercovich, quien publicó una nota –“Dos empresas ligadas a Macri y Peña importan LED chinas para el alumbrado público”- no sólo referida a este aspecto, sino que reveló vínculos del presidente de la Nación, Mauricio Macri, y de su Jefe de Gabinete, Marcos Peña, con dos empresas ganadoras de la licitación, Tamborenea da precisiones.

En principio, el empresario señala que es verdad que “no existe la luminaria LED 100% nacional”, como sostiene la dependencia del Ministerio de Energía y Minería, pero subraya: “el error de la Subsecretaría es decir que las placas y los driver son importados; en el país hay fabricantes nacionales de tales insumos”.

Y explica que muchas de las empresas adjudicatarias no llegan “ni al 30 por ciento de contenido nacional”. “Hay que cumplir con el 60 (por ciento de insumos nacionales) /40 (por ciento de insumos importados) para cumplir con la Ley de Comercio para que una luminaria sea de ‘fabricación nacional’”, dice Tamborenea.

“Nuestra realidad es que hay cerca de 20 empresas fabricantes nacionales que hemos presentado un plan al Ministerio de Producción para el recambio del alumbrado público nacional, respaldado por el INTI, que hizo un relevamiento de 14 plantas de fabricación nacional y dijo que el mercado local está en calidad y cantidad para surtir a todo el mercado argentino, y eso el Ministerio de Energía y Minería no lo está llevando adelante”, remata el representante de la cámara que aglutina a los industriales.