A mediados de marzo pasado, la Cámara Argentina de Fabricantes de Equipos de Energía Solar (CAFEEST) llevó a cabo su primera reunión del año. Allí se constituyeron tres comisiones estratégicas para promover la actividad del sector: una de difusión, otra administrativa y un más de ‘calidad’, que trate cuestiones vinculadas al marco normativo.

Al mando de esta última, quedó a cargo Dardo Allarague, quien es Director de la CAFEEST. “Estamos trabajando para que se consolide un buen año para la industria nacional”, enfatiza el dirigente, en contacto con Energía Estratégica.

Allarague cuenta que las normativas de calidad más importantes que están trabajando junto con el IRAM ya están avanzadas. Éstas apuntan a que los equipos comercializados en el país, tanto nacionales como importados, estén certificados y ofrezcan a la gente un buen producto. Caso contrario, los malos equipos generan recelo en la gente sobre estas soluciones solares.

A lo que apuntan los productores es que todos los equipos que se comercialicen en la Argentina cuenten con un gráfico de eficiencia energética, que destaque su rendimiento y calidad, tal como se puede ver en varios electrodomésticos de la línea blanca.

Lea también: «Licitación y créditos blandos: el Gobierno de Salta destina 4 millones de pesos para la adquisición de calefones solares»

Para ello están dialogando con la Secretaría de Comercio de la Nación y con las provincias para que una vez que se desarrolle la normativa, sea aplicada. Allarague destaca que en Salta, a partir del plan de promoción Sol en Casa, ya se están utilizando estas normas de calidad. Lo mismo en Santa Fe, con el programa Un Sol para tu Techo.

En ese sentido, los industriales pretenden que se dé un plan similar a nivel nacional. Para ello, esperan que este año se trate y apruebe en el Congreso la Ley –descargar-  que presentó recientemente la senadora de la UCR Pamela Verasay, luego de que el año pasado perdiera estado parlamentario.

La propuesta plantea la creación de un Fondo fiduciario para el desarrollo de energía solar térmica (FOSOL) para promover la tecnología, a través de “líneas de crédito y de financiamiento para aplicar al desarrollo de la industria nacional en la fabricación de tecnología de aprovechamiento solar térmico”, señala el texto del proyecto de Ley, entre otras cosas.

“Estamos trabajando para que la ley de Verasay puedo avanzar en el congreso; para que vuelva a tomar estado parlamentario y se puede aprobar en el congreso”, apunta el Director de la CAFEEST.

Según pudo saber Energía Estratégica, la senadora oficialista está dialogando con los presidentes de las comisiones intervinientes en el proyecto (la de Energía comandada por Guillermo Pereyra y la de Presupuesto y Hacienda, dirigida por Esteban Bullrich) para que sea tratada prontamente en una reunión plenaria y consiga rápido dictamen.

Lea también: «Empresarios de energía solar térmica buscan consensuar criterios de calidad de equipos»

A lo que apunta el sector es que en este 2018 se apruebe la Ley. Caso contrario debería volver a tratarse en 2019, pleno año electoral donde el humor político se tensa y los proyectos suelen enfriarse.

“Independientemente de los valores de las tarifas, el mercado está avanzando sólo, agigantadamente”, observa Allarague. Por lo tanto para el empresario si hubiera incentivos del Gobierno el mercado se expandiría raudamente, generando no sólo puestos de empleo sino evitando consumos de gas natural, combustible caro para el Estado que además, tras su quema, genera emisiones de CO2.

“Tenemos muy buenas perspectivas para este año”, cierra el dirigente.