En 2017 se presentó un proyecto de Ley de promoción y adquisición de equipos solares térmicos. Fue muy trabajado por la Comisión de Minería, Energía y Combustibles del Senado, especialistas e industriales del sector. De hecho, hasta el Poder Ejecutivo, por medio del subsecretario de Energías Renovables, Sebastián Kind, dio sus sugerencias y fueron incorporadas.

Sin embargo no hubo quórum para su tratamiento y el proyecto perdió estado parlamentario. Este año, la senadora de la UCR promotora del proyecto, Pamela Verasay, volvió a presentarlo, con algunas modificaciones.

Este año es más sencillo su avance en la legislatura, porque en lugar de tener que girar por tres comisiones –como estaba fijado el año pasado- ahora debe hacerlo por dos: Minería, Energía y Combustibles y Presupuesto y Haciendo.

Además, el presidente de la de Energía es Guillermo Pereyra, adherente al proyecto de Ley como co-firmante; y el titular de la segunda es el oficialista Esteban Bullrich, que extraoficialmente le dijo a la senadora que apoyará la propuesta.

Así las cosas, todo estaba planificado para que se trate la propuesta en una reunión plenaria pero todo quedó en suspenso por el largo debate que se armó en la cámara alta en torno a tarifas. Se comió la agenda. Pero ahora las expectativas se renuevan.

En diálogo con Energía Estratégica, Dardo Allarague, Director de la Cámara Argentina de Fabricantes de Equipos de Energía Solar Térmica (CAFEEST), adelanta que están preparando un documento que será enviado a los senadores argumentando la necesidad del tratamiento. “Haremos un aporte desde la Cámara para que esto pueda avanzar”, asegura con preocupación.

Los industriales temen que si el proyecto de Ley se posterga para el 2019 tampoco se trate, siendo que la agenda será dominada por las elecciones presidenciales. “Vamos a tratar de darle impulso para que este año se pueda aprobar”, enfatiza.

En la materia, la Argentina está muy atrás que los países de la región. Desde el año 2008 que Chile cuenta con la Ley de promoción N°20.365. Otro caso es Uruguay que desde el 2012 propuso subsidio para los primeros 2.000 clientes que instalaran un sistema de colectores.

En la Argentina, Allarague destaca los incentivos de Santa Fe (Un Sol para tu Techo) y Salta (Sol en Casa) que son las únicas dos jurisdicciones con un programa de promoción estable.

No obstante a ello, y pese a la carencia de programas de incentivos, el titular de CAFEEST asegura que la tecnología está siendo muy consultada. “Tras los aumentos tarifarios hay una mayor demanda de los equipos”, indica y explica: “la gente está viendo por dónde puede ahorrar energía y la térmica implica uno de los consumos más importantes dentro de una vivienda”.