Mucho se ha hablado sobre un plan de Gobierno para intensificar la utilización de bioetanol y darle valor agregado a la materia prima con el que se elabora en nuestro país: caña de azúcar y maíz.

A principios de este mes, los gobernadores de las provincias de Córdoba y Tucumán, Juan Schiaretti y Juan Manzur, respectivamente, se reunieron para firmar acuerdos de cooperación. En ese marco pactaron solicitarle al Gobierno nacional un aumento en el porcentaje de corte en biocombustibles.

“Ya lo hemos pedido, lo hemos gestionado. Es una decisión del Presidente de la Nación. En ese sentido, están dadas las condiciones. En este aumento del corte en las naftas, le estamos pidiendo (a Mauricio Macri) que sea equitativo para el resto de los ingenios, con el fin de que puedan hacer las inversiones para que puedan producir cada vez más etanol. Esto es igualar hacia arriba y tiene que ver con un desarrollo armónico de toda la provincia de Tucumán. Por eso, apostamos a esto”, expresó días atrás Manzur.

Por su parte, y en esa línea, desde el sector del bioetanol se está solicitando un aumento del 3 por ciento del corte, del 12 al 15 por ciento, donde se asignen cupos equitativos para los industriales tanto de la caña de azúcar como los del maíz. Otra de las alternativas que se analizan es la implementación de vehículos Flex-Fuel, con capacidad de funcionar indistintamente con cantidades de bioetanol, inclusive un 100 por ciento.

Lea también: «Provincias e industriales del bioetanol piden al Gobierno mayor cupo»

“Es algo que deseamos que se haga realidad”, apunta Oscar Rojo, titular de la Cámara de Alcoholes y directivo del Ingenio San Martín del Tabacal.

Pero el empresario reconoce que tal medida debe tomarse “atendiendo a todo los otras sectores involucrados, para que no haya ningún tipo de afectación o inconvenientes”.  “Para eso está la idea de llevar adelante algunos análisis para que eventualmente un corte del 15 por ciento no tenga impactos indeseados en otros temas”, relata.

“Hay que atender a varios aspectos –enumera Rojo-: temas medioambientales que hay que atender, temas logísticos que hay que resolver, hay impacto operativo en las petroleras y de manejo por un corte distinto y sin lugar a dudas el parque automotor actual es antiguo donde en la calle está circulando automóviles ya de muchos años y hay que asegurar que la performance de esas unidades no sufran alteraciones por un cambio en el corte de las naftas”.

Si bien será un proceso que llevará tiempo instrumentar, el directivo del ingenio azucarero Tabacal advierte: “más o menos en octubre necesitamos saber si va a haber un cambio en la regulación de corte que nos va a demandar más producción a bioetanol. Tenemos que tener todo preparado para poder producir ese mayor volumen del biocombustible”.

Precisa que en esta nueva zafra “los números que se están proyectando son buenos y se estima tener buenos niveles de producción tanto de azúcar como de alcohol”, por lo que respetando la estacionalidad de la zafra y las decisiones corporativas sobre qué se produce en cada cosecha, es necesario que se les de previsibilidad.

Lea también: «Motores Flex Fuel: ¿Se trunca el avance del Plan de Bioetanol para este año 2017?»

“Si se fuera a dar de acá a la nueva zafra (2018) un cambio de condiciones por el estilo, tenemos que saberlo con anticipación para saber adónde derivar lo producido de la molienda de la caña”, explica.

Rojo asegura que de tomarse la decisión desde Casa de Gobierno de un aumento al corte del 15 por ciento, las cuestiones logísticas y operativas podrían resolverse en un plazo de entre 4 a 6 meses, tal como sucedió con el aumento del 10 al 12 por ciento que instrumentó el Gobierno nacional a principios del año pasado.

“El pedido está planteado y es la prioridad para el sector”, destaca Rojo al tiempo que remata que tanto la Cámara de Alcoholes y Centros Azucareros están trabajando “con la intención de que el plan avance lo más rápido posible”.