El 15 de octubre, en declaraciones a los medios de comunicación y en un mensaje directo a empresarios del sector, Daniel Scioli, el postulante del oficialismo, prometió que de ser presidente aumentará la participación del bioetanol en las naftas un 5 por ciento. Lo hizo en un contexto de campaña y cuando productores de caña de azúcar reclaman mayores cupos y rentabilidad.

Patrick Adam, director Ejecutivo de la Cámara Empresaria de Bioetanol de Maiz (Biomaíz) saludó este anuncio, resaltando que actualmente el conjunto de empresas que elaboran el biocombustible a partir de maíz operan al 85 por ciento de las posibilidades operativas, obteniendo 500.000 m3 por año.

Hoy es posible llevar de la noche a la mañana el corte al 13 por ciento. Y con cierta previsión al 15”, destaca. Este dos por ciento adicional, explica, podría demorar sólo un mes de planificación. Cada punto porcentual que se agrega estima que representa 85.000 m3 de producción local.

Y para el mediano plazo, Adam aclara que hay aún mayores perspectivas, dado que estas plantas insumen apenas 1.5 millones de toneladas de maíz, cuando la cosecha global a nivel país alcanza 25 millones de toneladas.  Sostiene que queda un importante margen para aprovechar, lo que permitiría desarrollar toda la cadena de valor agroalimentaria y energética.

¿Qué implicaría para las bocas de expendio una medida de estas características? Basándose en la experiencia de Brasil, líder en la materia, el dirigente aclara que “habría que hacer algunos pequeños ajustes en las especificaciones y controles”, para evitar que se forme humedad en los tanques. Es un tema menor, en su visión, que no afectaría la calidad de los productos.

Respecto de la rentabilidad, Adam sostiene que un mayor cupo en el mercado interno no compensaría los bajos márgenes que manejan las compañías: “tenemos un precio menor al bioetanol de la caña de azúcar, son 2.5 pesos menos por litro, que para algunas empresas significa una diferencia de 1 millón de pesos por día”. Por eso, los industriales siguen pujando por nivelar esta brecha.