2 de mayo 2016

Incertidumbre: Grandes usuarios requieren mayores precisiones para adecuarse a la nueva Ley de Energías Renovables

De acuerdo a un balance de la Asociación de Grandes Usuarios de Energía Eléctrica de la República Argentina (AGUEERA), más de 7.500 particulares deberán consumir un 8 por ciento de energías renovables a partir del 31 de diciembre del 2017, según fija la recientemente aplicada Ley 27.191. La cifra representa a los grandes usuarios (industrias […]

De acuerdo a un balance de la Asociación de Grandes Usuarios de Energía Eléctrica de la República Argentina (AGUEERA), más de 7.500 particulares deberán consumir un 8 por ciento de energías renovables a partir del 31 de diciembre del 2017, según fija la recientemente aplicada Ley 27.191.

La cifra representa a los grandes usuarios (industrias y empresas), aquellos que contratan una potencia mayor o igual a 300 KW, los cuales constituyen un 32 por ciento de la demanda eléctrica nacional.

Para cumplir con el cupo obligado, estos grandes usuarios pueden autogenerar la energía, rubricar contratos entre privados (con un generador, comercializador o distribuidora, sobre un precio tope de 113 dólares por MWh) o bien comprársela a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA), en el marco del sistema de licitaciones o subastas que prontamente se pondrá en práctica.

No obstante, la reglamentación de la Ley 27.191 carece de precisiones esenciales para avanzar en contratos.

En líneas generales lo que las empresas requieren, como cualquier tipo de obligación que se vaya a asumir a partir de un contrato, es conocer exactamente a qué se están comprometiendo: comprar qué precios, en qué condiciones, qué plazos, cuál será la actualización de precios, por cuánto tiempo, las obligaciones que ellos asumen y la de la otra parte, y conocer la salida de recisión”, explican fuentes del sector a energiaestrategica.com.

Por lo pronto, industriales y empresarios esperan la definición de un precio del MWh que resultará de la puesta en marcha del prometido sistema de subastas o licitación. Según funcionarios nacionales, saldrían a mediados de este mes.

Entre los puntos que requieren claridad está el que tiene que ver con “contratos de salida”. Hay que destacar que el precio por MWh tiende a caer y la misma Ley 27.191 considera este punto, estableciendo un precio tope de compra de energía en 113 dólares, modificable cada 2 años al valor que lo considere la Autoridad de Aplicación, pero su reglamentación no específica sobre recisión de contratos. Esta situación aletarga el desarrollo de proyectos de energía renovable entre privados.

Otro foco de incertidumbres son los límites técnicos en las redes eléctricas de trasporte. La pregunta que se hacen los empresarios e industriales es qué podría suceder si el cupo de consumo de energías renovables no llega a cumplirse por un desperfecto técnico en las redes. La Ley prevé por incumplimiento una multa equivalente al Costo Variable de Producción de Energía Eléctrica correspondiente a la generación cuya fuente de combustible sea Gasoil de origen importado, calculado como el promedio ponderado de los 12 meses previo a la violación de la Ley.

Necesitamos mayor claridad en las reglas de juego pero no desde la palabra sino que quede plasmada por escrito”, señalan empresarios del sector.

3 Comentarios

  1. MARCELO COSTA

    Ni la Ley , ni su reglamentación, no dejan en claro tampoco que ocurre si todos los GUs entran en la lista de comprar a CAMMESA el 8% de su consumo en EERR, y de esta próxima licitación no se consiguen los suficientes MWh EERR necesarios para cubrir esta demanda real de los GUs…. ¿ Los GUs, incurrirán en la multa por no comprar efectivamente su 8% ?

    Responder
  2. Francisco

    Interesante el artículo.
    No hay que olvidarse que el 8% estipulado (y soñado) por la ley no va a alcanzarse sin la participación de todos los actores dentro del sector de renovables, eso incluye sobre todo a los privados.
    Tengamos en cuenta que la generación distribuida no esta siendo considerada dentro de ese 8%, y el panorama se ve auspicioso pero no lo suficiente como para tener este mismo año una ley de generación distribuida.
    En referencia al consumo de un 8% de renovable por los Grandes Usuarios, me atrevo a decir que es un elemento clave para pasar del plano «aspiracional» al plano «factibilidad». Como bien dice el articulo, la reglamentación ha dejado varias lagunas en relación a la recisión de contratos, las penalidades, y no se ha hablado mucho por fuera de la reglamentación acerca de la posibilidad de los proyectos de conectarse al SADI y si la capacidad remanente de cada nodo y linea respectiva es suficiente.
    Fomentar el mercado privado es desde mi punto de vista un elemento clave. Como bien sabemos CAMMESA no tiene la capacidad de gestionar todos los proyectos que se presenten en licitación por ello va a dar prioridad por región, tecnología y lamentablemente por tamaño de los proyectos (Por su puesto que la factibildiad del mismo es escencial. Hablemos del proyecto de GASTRE…). Ahora bien, ¿que pasa con los proyectos solares pequeños de 2 MW, o los eólicos de 20 a 50 MW (Que como bien sabemos se amortizan en mayor tiempo por su tamaño reducido y por ello requieren una inversión o préstamo del FODER proporcionalmente mayor que otros)? Los PPA privados son una gran oportunidad para estos proyectos que por ser pequeños pasan desapercibido, pero asi como el Todo es mas que la suma de las partes, no olvidemos que las partes hacen también al todo.
    Buscar la forma de incluir a los Grandes Usuarios en este proyecto energético y brindar un marco para que contraten con los generadores es realmente importante. Cada contrato tendrá sus cláusulas y sus términos, pero es necesario saber a que atenerse y cuales son las reglas del juego. Ni hablemos si queremos fomentar el ingreso de inversores extranjeros y desarrolladores quienes siempre aterrizan en Argentina con dudas por la historia que a nuestro país le precede.
    De todos modos, creo que de a poco Argentina se encamina hacia una matriz energética diversificada y limpia.

    Responder
  3. lisandro marcos

    El año pasado teníamos un dólar de $9 y el barril rondaba los usd 35 y se pagaba el barril a los petroleros esa misma guita. No es algo de este gobierno. No desinformen. No me gusta el subsidio pero qué se hace con la gente que trabaja en la industria del petróleo en un país en que la extracción no es para nada barata como en otros que tienen fuentes naturales surgentes? El cículo Pescarmona, IMPSA, PEDEVESA, De Vido, no te suenan?

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reciba las Noticias

Tildá los países de tu interés
Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com