27 de enero 2016

Impulsan la sanción de la ley que regule y promueva el uso de autos eléctricos

Durante la gestión kirchnerista los vehículos eléctricos quedaron relegados, ¿tienen mejores expectativas con esta nueva administración? Definitivamente desde AAVEA tenemos las mejores expectativas de que el nuevo Gobierno entienda e interprete que la movilidad eléctrica representa el futuro del transporte, y es parte fundamental del futuro de los sistemas energéticos. Nadie se imagina en el […]

Durante la gestión kirchnerista los vehículos eléctricos quedaron relegados, ¿tienen mejores expectativas con esta nueva administración?

Definitivamente desde AAVEA tenemos las mejores expectativas de que el nuevo Gobierno entienda e interprete que la movilidad eléctrica representa el futuro del transporte, y es parte fundamental del futuro de los sistemas energéticos. Nadie se imagina en el Siglo XXI un mundo sin vehículos eléctricos, de modo que tenemos que avanzar por la senda que se está marcando en otros países con sistema de transporte más avanzados.

En cuanto a la Ley de Vehículos Eléctricos y Alternativos, ¿creen que podría reflotar el proyecto que hoy día está cajoneado?

El proyecto fue concebido a mediados de 2014 desde el Despacho del Diputado (Héctor) Baldassi (PRO, Prov. de Córdoba). Fue discutido junto a comisiones técnicas de la AAVEA y presentado en su momento en el Congreso. Por diversas circunstancias se quedó en esa instancia, y ahora se están dando las condiciones políticas propicias para volver a  activarlo. 

Desde el equipo de los Diputados Baldassi, (Javier) Pretto y (Emilio) Massot, que son legisladores de Cambiemos por Córdoba, están decididos a llevar adelante nuevamente el proyecto de la citada ley.

Esta vez se cuenta con el hecho favorable de que el Dr. Oscar Agost Carreño, quien estuviera también en el mismo equipo de la Ley, es ahora Director de Registros Automotores Nacionales, a través de quien se está tramitando una reunión con el Secretario Nacional de Industria.

Entendemos que la movilidad eléctrica no es solamente una medida de ahorro energético y de mayor inserción de renovables,  sino también una oportunidad para la industria nacional,  y por lo tanto debe darse la mayor prioridad y atención a este tema.

¿Buscarán reunirse con autoridades para expresarle sus inquietudes? ¿Cuáles serían los puntos básicos a dialogar?

Permanentemente estamos intentando un acercamiento y diálogo con las nuevas autoridades, tanto de Industria, como de Energía, de Medio Ambiente y a nivel nacional; tal como lo venimos haciendo desde 2012 con otras autoridades a niveles provinciales y municipales.

Los puntos principales de una Ley de Vehículos Eléctricos y Alternativos son, por un lado, promover y regular la circulación de vehículos eléctricos que efectivamente ahorren energía, y, en particular, promover su industria nacional. 

Sería importante en este sentido, promover el etiquetado de eficiencia energética de los autos, como hace la EPA en EEUU (www.fueleconomy.gov). Solo con dicha información el consumidor podrá elegir un vehículo por sus características de consumo, y así se podrá generar programas de promoción a los vehículos híbridos y eléctricos que ahorren energía. 

Además, la Ley debería regular las normas de seguridad y proveer los medios para que, junto a las instituciones técnicas del país como el INTI e IRAM, se adopten las normas que haya que adoptar respecto a las infraestructuras de recarga, y otras infraestructuras asociadas como estacionamientos con lugares de recarga.

Creemos que el cambio de paradigma hacia la movilidad eléctrica y sustentable, y hacia el uso de energías renovables en el transporte, se tiene que dar en primer lugar en la conciencia de la gente, de ahí todo el trabajo de promoción que hacemos en AAVEA.

En segundo lugar, debemos hablar con cada municipio y repartición provincial, que puede comenzar por dar el ejemplo, con flotas oficiales de vehículos eléctricos, que gastan mucha menos energía y requieren mucho menos mantenimiento. Hace unos días, en Surtidores.com, se publicó que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires está implementando un proyecto con vehículos Sero Electric fabricados en Argentina.

Otro tanto se puede ver que hizo UTE de Uruguay y el Gobierno de Ecuador, al igual que en varios otros países de la región, tal como se puede leer, entre otros lugares, en la página Facebook de AAVEA.

6 Comentarios

  1. Organización Autolibre

    Sin dudas que los vehículos eléctricos son el primer paso a la eficiencia energética y mejor aun si convertimos los actuales a un costo accesible. Argentina hoy tiene una oportunidad de desarrollar medianas y pequeñas empresas de conversión. Y es mediante el proceso de convertir los vehículos actuales en eléctricos.. y eso es desarrollo local de I+D. Ya circulan 750 vehículos convertidos a eléctrico en América Latina y más de 280 solo en México. Con la ventaja de costar la mitad que uno de fabrica y con consumo eléctrico cinco veces menor que a gasolina. Cuentan con todo nuestro apoyo, llevamos 12 años de capacitación, asistencia técnica y suministro de Kit eléctricos para vehículos.. Organización Autolibre, Uruguay.

    Responder
  2. Jorge D.PISTACCHI

    En las grandes ciudades, a corto plazo los vehículos a combustión convencionales van a tener que dejar su lugar a otras formas no contaminantes. Para vehículos de uso diario con cortas distancias a recorrer los eléctricos se perfilan como muy convenientes, y cuentan con la ventaja de que en el mundo ya existen desarrollos que dejaron atrás las etapas de prototipo y de versiones experimentales.

    Responder
  3. J.I.P.González

    No conozco la ley y en consecuencia no puedo opinar. Pero no hay duda que los vehículos eléctricos pueden generar un ahorro significativo en el consumo de combustible. Esto lo aclaro, porque aunque los vehículos eléctricos funcionan con electricidad, la mayor parte de la energía primaria que usa la Argentina es de origen fósil. Por supuesto, lo será cada vez menos, a medida que avancemos con energías renovables.
    Aun siendo fósil la energía primaria, el consumo de un vehículo eléctrico produce un ahorro importantísimo de consumo de combustibles líquidos y gas.
    Menciono dos que conocí en la exposición del automóvil. El Renault Twizy, un vehículo para una persona y algo de carga, apto para uso para ciudad, de baja autonomía, y baja velocidad, con un consumo equivalente a 0,58 litros cada 100 km.
    También más razonable para un uso con mayores pretensiones, el Zoe, equivalente a un Renault Clio, para cuatro pasajeros y carga, autonomía y velocidad razonables para zonas suburbanas, con un consumo equivalente 1,5 litros cada 100 km. Muy buena autonomía 230 km. En Europa se vende con ventajas impositivas, porque por ahora tienen mayores costos. En algunos casos se venden con la batería, en otros casos la batería que se usa está en situación de leasing.
    Pero si queremos que los autos eléctricos terminen siendo los elegidos algún día, lo cual es conveniente en cuanto a consumo de energía y en cuanto a emisiones, viendo las dificultades que tienen en otros países para su difusión, hay que agregar la oferta de los autos híbridos.
    Argentina es el país del mundo con mayor cantidad de autos que funcionan con gas. Lo conseguimos en pocos años.
    ¿Cómo lo logramos? ¿Qué piensa el que va a comprar un auto? Quiere moverse a lo mejor en forma diaria al trabajo, y quiere poder viajar en otras circunstancias. Si los autos a gas, hubieran sido solo a gas, este mercado nunca hubiera aparecido.
    Nadie hubiera comprado autos a gas, si no había estaciones de servicio de GNC para reabastecerlos. Y no se podían poner estaciones de servicio de GNC, porque no había autos a gas que consuman GNC. ¿Qué es primero, el huevo o la gallina?
    Seguramente alguno se habría vendido para usar en ciudad, con alguna estación de servicio en la ciudad, pero no serían los cientos de miles que hoy circulan en el país, que usan el mismo motor, pero son híbridos en cuanto a combustible. Y esto trajo como consecuencia la extensión de la red de estaciones de GNC porque había muchos dispuestos a cargar gas aún con largas colas para poder viajar de forma muy económica. Ahora se puede llegar con GNC a más de la mitad del país.
    Lo mismo ocurre con los autos eléctricos. No se pueden comprar autos eléctricos, si no hay donde reabastecerlos. Salvo que solo se usen en ciudad, y tengan una autonomía que ASEGURE que se va y vuelve con la carga, y el auto se reabastece en la casa. En ese caso es una buena elección.
    Sin embargo viendo el escaso éxito que tienen en Europa no parece ser la opción más elegida.
    Si solo se va a usar para el trabajo, el auto eléctrico es la mejor elección, si tiene una autonomía que permita ir y volver. Pero este no es el mercado mayoritario del automóvil en la Argentina. Si la compra es para trabajar, y además para realizar turismo, el auto que conviene es el híbrido.
    Dentro de los híbridos más vendidos hay dos versiones. Los híbridos comunes, donde toda la energía proviene del motor de combustión interna, pueden consumir en ciudad 4,5 litros cada 100 km, que es la mitad del consumo de un automóvil de combustión interna en ciudad.
    En ruta tiene un consumo parecido, pero tiene la ventaja que puede viajar a cualquier lugar del país, porque en todo el país ya existen lugares para carga de combustible. Esta es una limitación que a los eléctricos les va a costar sortear. Pero este tipo de híbridos, no va a promover la creación de estaciones de carga de baterías en el camino, porque tiene baterías chicas, el consumo es bajo, y no se obtendría mucha ventaja económica al cargar una batería que solo le serviría por tal vez 15 kilómetros.
    ¿Pero que es un híbrido común? Es un híbrido, donde la carga de las baterías para su motor eléctrico proviene del motor de combustión interna. Y el ahorro se produce porque utiliza en todas las ocasiones en que el motor de combustión interna funciona con bajo rendimiento, ayuda del motor eléctrico. El motor eléctrico también es el que lo mueve en zonas de alta congestión, donde el vehículo para y arranca constantemente, y el motor de combustión interna tiene en esa situación un rendimiento horrible. En los híbridos, el motor a combustión interna trabaja cuando está en velocidades en que tiene alta eficiencia, o cuando la batería se ha descargado demasiado.
    Para que se entienda mejor este problema es necesario saber cuál es la eficiencia de un vehículo de combustión interna en ciudad. Un auto mediano en ruta, utiliza de los 100 o más HP que tiene apenas 25 a 30, cuando viaja a 100 o 120 Km/h. Y supongamos consume 8 litros cada 100 km.
    Cuando está en ciudad, rara vez utiliza más de 6 HP, o sea cuatro veces menos, y sin embargo es normal que consuma 9 o 10 litros cada 100 km.
    Si suponemos que en ruta el rendimiento es de 30%, en ciudad es de 6%. El vehículo en ciudad se mueve a una velocidad de 30 o 40 km/h, pero su velocidad media rara vez es mayor que 15 km/h, debido a las paradas en semáforos y nudos de tránsito. Mientras está detenido con el motor en marcha consume 1 litro por hora. Y está detenido más del 50% del tiempo. Consume y no avanza. Estos problemas no lo son para los vehículos eléctricos. Los cambios de velocidad afectan muy poco el rendimiento. Y las paradas en nudos de tránsito o semáforos prácticamente nada.
    Esto resolvería un problema, pero no ayudaría a la extensión de una red de carga de baterías que permitan algún día a los autos eléctricos viajar por todo el país.
    Volviendo a los híbridos, justamente el ahorro que producen se debe a que a baja velocidad, o en nudos de tránsito funcionan como eléctricos, y en ruta con buen rendimiento funcionan como de combustión interna. Y por supuesto hay mil situaciones intermedias en que empujan con los dos motores.
    Pero si queremos desarrollar una red nacional de recarga, tenemos que seguir el modelo de desarrollo de los autos a gas. Que tengan dos combustibles. Uno que siempre está disponible, la nafta o el gasoil, y otro que esté disponible en ciudades o mejor en sus propias casas. Y en eso tendrían ventaja sobre los autos a gas, ya que estos nunca se cargan en las casas.
    Para crear las condiciones para la extensión de redes de carga de baterías, que algún día permitan viajar a todos lados con autos eléctricos puros, es necesario empezar con los híbridos recargables. ¿Qué son? Estos son autos similares a los híbridos comunes, pero con una batería de mayor capacidad para moverse en la ciudad con energía eléctrica, y casi siempre poder volver a carga en las casas. Con el tiempo empezará a haber zonas de recarga en las ciudades, y también en las rutas, si la recarga permite realizar un viaje más económico.
    Sería deseable una buena ley que promueva la compra y la fabricación en el país de este tipo de vehículos.

    Saludos

    Responder
  4. Jorge H. Barrera

    Concuerdo con los argumentos de JIP González. En las condiciones actuales, los híbridos parecen ser el camino más corto hacia la movilidad eléctrica y sustentable. Es imprescindible pensar en los cambios y decisiones que deberán viabilizarse durante el período de trancisión.

    Responder
  5. Mario Pierantonelli

    Sin duda los elèctricos son insuperables en medios urbanos y suburbanos, por el bajo consumo, el frenado regenerativo, la ausencia de poluciòn atmosfèrica y auditiva y de consumo en reposo. Aunque tambièn se pueden potenciar estas ventajas con la posibilidad de recargar con medios propios si se poseen paneles solares en el techo de las viviendas.La compra de un vehìculo elèctrico deberìa ir «apalancada» con la compra e instalaciòn de paneles fotovoltaicos en la casa del adquirente (si tiene un techo disponible con buena insolaciòn, este serìa el caso de los countries y otras viviendas suburbanas) de esta manera se minimizarìa el impacto de estos nuevos consumos sobre una matriz elèctrica deficitaria.Esto podrìa implementarse en principio en un esquema de net-metering para luego escalar a redes inteligentes o V2G entre otras posibilidades.
    Otro tema es que dado el bajo porcentaje de ocupaciòn de los vehìculos usados para desplazamientos cotidianos y las distancias recorridas generalmente inferiores a 100 Km, la categoria de autos màs recomendable serìa la de miniautos para dos personas preferiblemente en tandem como el Renault Twizzy mencionado en otro post. Como extra estos miniautos tienen una superficie de ocupaciòn de planta urbana dos o tres veces menor lo que redundarìa en un trànsito màs fluido.
    En este esquema el auto elèctrico ocuparìa la posiciòn de «segundo auto» de una familia pero con màs recorrido diario (y màs ahorro) que el «auto principal» que serìa usado para viajes màs largos o imprevistos. De hecho el porcentaje de familias que tienen dos automòviles es bastante elevado.
    Todas las automotrices tienen desarrollos muy avanzados en esta categorìa de miniautos, àgiles, veloces y de ultrabajo consumo; solo que mientras el mercado no lo requiera prefieren seguir vendiendo autos màs grandes y de mayor valor que reditùan mayores ganancias.Son los consumidores educados en las ventajas ambientales y econòmicas los que tienen que tirar de la oferta para que se instalen estos nuevos paradigmas.

    Responder
  6. alex

    Líneas de créditos o subsidios que faciliten el acceso a vehículos eléctricos o híbridos

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reciba las Noticias

Tildá los países de tu interés
Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com