La Diputada Nacional Ivana Bianchi sugirió mediante un Proyecto de Ley la exención del pago de los derechos de importación y de todo otro impuesto, gravamen, contribución, tasa o arancel aduanero o portuario, de cualquier naturaleza u origen, incluido el impuesto al valor agregado, a los productos no fabricados en el país, destinados a la construcción y equipamiento de centrales, aparatos y equipos para la producción de energía solar y eólica.

Las franquicias serán de carácter transitorio y se extenderán hasta tanto comiencen a elaborarse en el territorio nacional los productos similares que se encuentren homologados desde un punto de vista técnico, funcional y de calidad, por la Autoridad de Aplicación.

Argentina tiene una matriz energética excesivamente dependiente de los combustibles fósiles. Según datos de la Secretaría de Energía, el gas natural representa el 49 por ciento, el petróleo el 42, las centrales hidroeléctricas el 4, las nucleares el 3, y las energías eólica y solar -objeto de la presente ley- sólo el 0,5 por ciento.

Estas últimas son renovables, no contaminantes, y, lo que es también de gran importancia, Nuestro país cuenta con excepcionales características geográficas que permitirían su aprovechamiento.

Existen emprendimientos locales que demuestran que es posible su producción a gran escala. Sin embargo el principal obstáculo para un mayor son sus costos de producción, dados especialmente por la tecnología necesaria.

Gran parte de los elementos que se utilizan para la construcción de los generadores y de las centrales productoras son de origen importando, lo que significa que, además de su encarecimiento por pagarse en dólares, se suman los derechos de importación y otro impuestos.

“Abaratar los costos de construcción de dichas centrales sería un gran incentivo para que el sector privado dirija inversiones a hacia la producción de energías limpias y aumente la participación de éstas en la producción energética nacional”, sostiene Bianchi.

“Creemos que con ésta iniciativa: aumentará la producción energética de modo que se aliviará la crisis del sector, se reducirá la dependencia de combustibles fósiles, se reducirán las importaciones con el consecuente ahorro de divisas, se producirá energía limpia sin las consecuencias y externalidades negativas de las fuentes contaminantes, se fomentará el empleo de mano de obra altamente calificada, entre otras muchas”, estimó la legisladora.

“Expreso mi convencimiento de que convirtiendo el ley éste proyecto, el Congreso de la Nación dará un nuevo paso para proveer todo lo conducente a la prosperidad del país, al desarrollo humano, a la productividad de la economía nacional y al desarrollo científico y tecnológico”, invitó a través de su iniciativa .