«Este desarrollo tecnológico permitirá utilizar la energía de los residuos forestales para producir agua caliente potable y para la calefacción de ambientes de hasta 300 metros cuadrados«, afirmó a Télam el titular de la Secretaría, Hugo Josserme.

El proyecto prevé el desarrollo y la fabricación de un calentador semi-industrial, portátil y adaptable a otros escenarios y recursos energéticos.

«Nos propusimos desarrollar la tecnología para poner en valor nuestros recursos y no comprarla a otros países«, Josserme.

Agregó que el dispositivo «contribuirá a minimizar riesgos de incendios forestales al retirar el material combustible del terreno y emplear mano de obra no calificada para la recolección, acopio y acondicionamiento de la madera«.

La intención es producir energía renovable mediante el aprovechamiento de los materiales biológicos como los residuos agrícolas, forestales, desechos humanos y animales para generar valor agregado con mano de obra local.

En ese sentido, «se generarán nuevos puestos de trabajo mediante el tratamiento silvicultural de plantaciones de pinos que serán los encargados de proveer el recurso natural para la alimentación de la caldera«, afirmó Josserme.

El calentador fue presentado a través del Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónica (Ciefap), el diseño conceptual y la ingeniería básica fueron realizados por la empresa tecnológica Inntra, radicada en San Carlos de Bariloche.

«Es una solución rápida a los problemas causados por el uso de minerales fósiles para la producción de energía«, destacó Josserme.