Hace poco más de un mes que comenzó a aceptarse el ingreso al país de paneles fotovoltaicos ‘terminados’ sin el pago de aranceles. La medida se dio a través de la Resolución General 4350/18 de la AFIP, mediante la NCM 8541.

En concreto, la disposición quedó establecida sobre un módulo solar particular (el SHARP ThinFilm Solar Module), pero sentó un precedente para el conjunto de los paneles fotovoltaicos, que hasta el momento estaban gravados con un 18%.

Sin embargo, esta mecánica no conforma a algunos empresarios del rubro, que consideran que “deja muchos grises”.

“Todavía podría quedar a merced de varias interpretaciones porque esa resolución le quita el arancel a un panel específico pero va en contradicción con el código arancelario de la AFIP misma”, observa Margherita Salmaso, Presidenta de LV-Energy.

En diálogo con Energía Estratégica, la titular de la empresa fabricante de módulos fotovoltaicos considera que “la Aduana debería expresarse con una posición arancelaria específica para los paneles solares terminados con diodos y actualizar el código arancelario”.

Lea también: “Con una nueva resolución, el Gobierno avanzó en la importación de paneles fotovoltaicos sin el pago de aranceles”

Cabe destacar que el 27 de septiembre del año pasado, el Gobierno nacional publicó el Decreto 864/18, que establece que la posición arancelaria 8541.40.32.900D –de paneles solares fotovoltaicos- pasa a tener arancel 0. Pero ello sucedió para aquellos que no tuvieran diodos. Los que lo tuvieran, se gravaban con un 18%. La situación fue corregida finalmente con la disposición de la AFIP.

Impacto en la industria

Algunos actores del sector abocados a la industria nacional de paneles solares, sostenían que la quita de aranceles a la importación afectaría a la actividad local. Para Salmaso eso es cierto, pero en parte.

La titular de LV Energy explica que la mayor parte de la industria nacional trabaja con productos semi-terminados, por lo cual liberar el mercado también los favorece. Al punto que la empresaria asegura que están ofreciendo uno de los precios más competitivos del mercado local.

Sin embargo, observa que esta apertura desincentiva la tecnificación nacional. “Hemos intentado un camino más industrializado, con perspectivas de intensificar las inversiones pero las señales que hemos recibido nos han hecho desistir”, explica Salmaso.

Y argumenta: “la baja de aranceles era esperada. Se sabía que esto iba a suceder porque la tendencia de este Gobierno es la apertura absoluta de las importaciones, más allá de este rubro concreto –el solar fotovoltaico-”.

Así las cosas, LV Energy evalúa el nuevo mercado solar fotovoltaico que se abrirá con la generación distribuida mediante energías renovables, que propiciará la inminente aplicación de la Ley 27.424.

“Estamos preparándonos para lanzar una nueva campaña de precios”, adelanta Salmaso y enfatiza: “somos la segunda empresa de distribución y comercialización de paneles solares para generación distribuida en la Argentina”.