Después de un riguroso análisis energético el Consejo Nacional de Operación, CNO, y el Centro Nacional de Despacho, CND, informaron que a la fecha no identifican que se puedan materializar situaciones de desatención de la demanda de energía en un horizonte de planeamiento de 2 años. Lo que quiere decir que estaremos bien hasta el 2022.

Esta noticia viene acompañada de unas sugerencias que beneficiarían la energía solar, eólica, a las plantas filo de agua, a la autogeneración y a la cogeneración. Veamos las razones.

El CND y el CNO califican de imperante la necesidad de incrementar el volumen útil agregado del Sistema Interconectado Nacional y para alcanzar ese volumen ellos sugieren: Primero, incentivar la entrada de autogeneración y cogeneración, lo que abre la ventana de oportunidades a plantas de respaldo instaladas que operan con gas natural o con fuente solar.

Segundo, incentivar la respuesta de la demanda, figura que está en las antípodas al gasto de energía, por un lado, por otra parte esta figura materializa la Demanda Desconectable Voluntaria, DDV. Con lo cual se refuerza la confiabilidad para atender la demanda de energía.

Conviene resaltar que la energía excedentaria de la cogeneración y la autogeneración, es una forma de respuesta de la demanda, pues las reducciones de consumo son percibidas por el sistema como mayor aporte de generación de energía eléctrica.

Tercero, el CND y el CNO sugieren que se permita generar, sin ninguna penalización, a las plantas hidroeléctricas filo de agua, solares y eólicas que están conectadas al sistema de transmisión regional y nacional. Subrayo, sistema regional.

Esta recomendación atesora beneficios para la generación variable porque las actuales consecuencias que tiene la desviación de este tipo de plantas en el despacho económico podían reducir su participación en el mercado de energía mayorista.

Casi que las lleva a una presencia contemplativa y no participativa. De manera que si se levantan las penalizaciones puede activarse el interés en presentar su disponibilidad con generosidad dado que no habría penalidad. Quién dijo miedo.

La acuidad de los análisis realizados por el CND y del CNO sumado al conocimiento técnico que ellos tienen del sector eléctrico en Colombia, lleva a pensar que esas sugerencias tienen una alta probabilidad de ser implementadas por la regulación.

Esto obedece a que en ellas convergen, por un lado, el incremento de instrumentos para garantizar la confiabilidad y, por otro lado, la integración de las fuentes no convencionales de energía renovable, los recursos energéticos distribuidos, los esquemas de almacenamiento y el impulso al cuarto anillo de seguridad del cargo por confiabilidad como es la Demanda Desconectable Voluntaria que viene acompañada de la respuesta de la demanda, en donde los grandes consumidores de energía como son los usuarios industriales son protagonistas.

Por último, las sugerencias el CND y el CNO, conocedores del sector eléctrico, como los que más, motivaron la expedición de dos borradores por parte de la CREG, borradores que anuncian dentro de sus varios objetivos adoptar nuevas reglas de inicio y finalización del período de riesgo de desabastecimiento en Colombia.