Ayer, el ministro de Energía, Javier Iguacel, anunció el primer aumento de tarifas eléctricas desde el inicio de su gestión, en junio pasado. Entre septiembre y octubre los usuarios pagarán entre un 20 y un 28 por ciento más para usuarios sin tarifa social del Área Metropolitana (Capital y Gran Buenos Aires). Es decir, un 24,4 por ciento en promedio.

Pero para los Grandes Usuarios el aumento será mayor. “Van a pagar la energía lo que vale”, aseguró el funcionario, al explicar que quitarán los subsidios. Calculó que, en promedio, “recibirán un aumento del 45 por ciento”.

En diálogo con Energía Estratégica, fuentes del mercado ratificaron esta cifra y aseguraron que algunas subas ascenderán al 63,5 por ciento.

“Es un aumento que va a golpear fuerte, sobre todo a las pymes”, observaron.

Por otra parte, el Gobierno, a partir de la Resolución Nº 46/2018, bajó el precio del gas natural en aproximadamente 1 dólar el MMBTU. Así, el precio promedio pasa de 5,2 dólares a 4,2 dólares el MMBTU.

Este dato no es menor. Las fuentes consultadas aseguran que impacta fuerte en una baja del precio monómico de la energía eléctrica para este trimestre (agosto-octubre): alrededor de 5 dólares el MMBTU.

En concreto, por un lado, la quita de subsidios acerca a los Grandes Usuarios a pagar por la energía unos 80 dólares por MWh. Pero, por otro, la baja en el precio del gas, reduce esa cifra a 75 dólares por MWh, explican las fuentes de mercado, que prefirieron no ser reveladas.

Este contexto torna más atractivo al Mercado a Término de Energías Renovables (MATER). Explican que “al perderse prácticamente la totalidad de los subsidios sobre la compra de energía a las distribuidoras, el precio se iguala al costo y vale la pena hacer el cálculo para ir al mercado privado”.

Según señalan las fuentes de mercado, los contratos a 5 años que se están negociando entre los privados se están celebrando a un precio que gira en torno a los 75 dólares por MWh. Pero mientras el plazo es a mayor cantidad de años, el costo es menor.

Hasta el momento, la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico Mayorista (CAMMESA) otorgó prioridad de despacho a 27 proyectos eólicos y solares, por 716,1 MW. Además, existen otras 29 compañías compitiendo en una nueva licitación.

Precio de la energía a la baja

Durante la conferencia de prensa de ayer, el ministro de Energía Iguacel proyectó: “vamos a tener energía barata, limpia y competitiva”. “Ese es nuestro objetivo”, se comprometió.

En ese sentido, cargó las tintas sobre los motores diésel y subrayó el rol que está jugando el plan de licitaciones de proyectos de energías renovables, RenovAr, tildándolo de “exitoso”.

Comparó: “pagar 200 dólares el MWh para esos generadores ineficientes que queman (gas oil) y largan humo negro al aire, a molinos de viento y energía solar, donde pagamos 60 dólares el MWh”.

El ministro destacó que estarán entrando en operaciones “1.500 MW de renovables”. Cabe destacar que durante todo el Programa RenovAr se han adjudicado 4.466,5 MW de energías limpias, que contempla no sólo a la solar y la eólica sino el biogás, la biomasa y las mini-centrales hidroeléctrica.

Aseguró que de ese modo el precio de generación de energía bajará, lo que favorecerá a toda la demanda.

“Podemos ir a una economía mucho más gasificada y renovable, donde desplazamos los líquidos, más limpia, más verde y a mucho mejores precios, mucho más competitiva que el resto del mundo”, apostó Iguacel.