Alejandro Aguirre, Secretario de Hidrocarburos de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, adelantó días atrás, durante un evento organizado por la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en Argentina, que la provincia está explorando el área de energías renovables dentro de su territorio.

Energía Estratégica se contactó con el funcionario para conocer un poco más de dichos avances y estos apuntan principalmente a la generación de energía eléctrica mediante la tecnología eólica, además de un análisis para la producción de hidrógeno verde.

En el primero de los casos, Aguirre comentó que “años atrás la cooperativa eléctrica que genera electricidad en la ciudad Río Grande hizo un monitoreo de vientos, un mapeo general, viendo la calidad del viento en donde les ha dado muy buenos resultados”.

Además, según lo que mencionó el secretario, recientemente la empresa Total visitó la provincia para mostrar un proyecto de reemplazar la generación eléctrica que tienen en los yacimientos: “Es a corto plazo para reemplazar esa generación eléctrica térmica por energía eólica”. 

“Trabajan en una instancia de monitoreo de vientos y hemos planteado generar sinergias junto a la cooperativa para tomar conocimiento de este mapeo, acelerar tiempos y hacer el reemplazo con energía renovable en sitios donde sea favorable, incluyendo la posibilidad de empezar a generar con renovables en la ciudades”, explicó.

Inicialmente el proyecto de reemplazo de generación térmica en yacimiento es mediante dos generadores con 7 u 8 MW de potencia y ampliar entre un 5% y 10% la generación de energía, dado que, según informó el funcionario, el parque total genera 100 MWh aproximadamente. 

Luego el avance continuaría a una central más grande para ciudades, ya que el objetivo que se plantea no es únicamente conectar el yacimiento, sino también hacerlo en sitios más cercanos para incorporar energías más limpias dentro de la matriz energética local. 

En lo que respecta al hidrógeno verde, Alejandro Aguirre señaló que se está encarando a través de un equipo conformado por profesionales del CONICET y expertos de la materia. 

“Calculamos que en términos de este año ya finalizaremos dicho trabajo porque es de pocos meses debido a que necesitamos acortar los tiempos y que sea de alto impacto, osea que sea rápidamente cuantificable este proyecto”. 

“Entre los próximos seis meses y lo que resta del año tendremos las primeras conclusiones para empezar a trabajar. Había interesados de otros países, como un clúster coreano, así que nos dedicamos para acotar esos tiempos”.