Pasan los días y poco se sabe del proyecto de ley presentado por Marcelo Guinle, el senador por el Frente para la Victoria por Chubut, que ubica como objetivo central conseguir que un 8 por ciento de la matriz eléctrica en 2017 sea generado por energías renovables.

A pesar de que fue aprobado en la cámara alta el año pasado y obtuvo dictamen en la Comisión de Energía y Combustibles y Presupuesto y Hacienda, su tratamiento en el recinto se fue demorando, y como ingresó en 2014, de no tratarse este año perdería estado parlamentario.

Desde Labor Parlamentaria en Diputados confirmaron que no está prevista su discusión en la jornada de hoy, por lo que quedaría para otra próxima oportunidad, sin fecha estipulada. En un principio, los allegados a Guinle, aseguraban que en agosto sería finalmente transformado en ley.

Por el momento, no hay novedades concretas, y si bien se trata de una iniciativa del oficialismo, que cuenta con mayoría en el congreso, al no ser una prioridad del Poder Ejecutivo su sanción definitiva queda demorada.

¿Podrá salir en septiembre? Los interesados en tener un nuevo marco jurídico, principalmente del sector eólico, reconocen cierto temor por tratarse de un año electoral, situación que aminora el ritmo parlamentario.

A priori, Anibal Fernández, el Jefe de Gabinete, acompaña la propuesta, al igual que Axel Kicillof, el Ministro de Economía que negoció en persona con Guinle algunos párrafos del texto original, entre ellos, el tope de 113 dólares el precio de generación de energía. Ambos están de acuerdo con el proyecto, pero también están de campaña y con otros temas en mente.