A principios del año 2019, el Gobierno de Colombia lanzó una subasta de Cargo por Confiabilidad. En aquel momento, Diego Mesa, Viceministro de Energía, dialogó con Energía Estratégica y destacó el proceso por tres logros fundamentales.

“El primero, tiene que ver con que hayan entrado renovables no convencionales -1.398 MW eólicos y solares-; el segundo, es que se bajó el precio del cargo en un 11 por ciento con respecto a la subasta anterior, pasando de 17 a 15,1 dólares por MWh; y el tercero, es que se presentó un gran volumen de ofertas, teniendo la energía en firme cubierta para el 2022”, resaltaba el funcionario.

En efecto, se adjudicaron dos parques solares en ese proceso: La Loma, que adjudicó 0.52 Gwh/día de energía; y El Paso, que entró en operaciones el 5 de abril del año pasado y adjudicó 87,6 GWh/año.

Por otro lado, se adjudicaron seis parques eólicos: Parque Beta, donde la adjudicación fue por 0.20 Gwh/día; Parque Alpha, por 0.15 Gwh/día; Windpeshi, por 0.78 Gwh/día; Tumawind, por 0.28 Gwh/día; Chemesky, por 0.20 Gwh/día; y Casa Eléctrica, por 0.89 Gwh/día.

¿Qué sucedería si estos proyectos presentan atrasos en su entrada en funcionamiento? Hemberth Suárez Lozano, Abogado y socio de OGE Legal Services, en una entrevista con este medio analiza esta posibilidad desde el punto de vista regulatorio.

¿Qué sucede si un proyecto de generación de energía que resultó con asignación de obligaciones de energía en firme se retrasa en su entrada en operación?

Si el retraso en el cronograma de construcción no constituye incumplimiento grave e insalvable, dará lugar al ajuste de la garantía de construcción y puesta en operación

Si el retraso constituye incumplimiento grave e insalvable, la CREG inicia una actuación administrativa con el objeto establecer la existencia del incumplimiento y determinar las consecuencias respecto de las obligaciones de energía firme (OEF) asignadas.

¿Desde cuándo un proyecto empieza a presentar atraso?

Desde el punto de vista regulatorio esto se da con el incumplimiento grave e insalvable, el cual se determina cuando un auditor indica que la puesta en operación del proyecto tendrá un atraso mayor a un año.

Posterior a esto la CREG inicia la actuación admirativa.

¿Desde qué instante se contabiliza ese año?

A partir de la fecha de inicio del Periodo de Vigencia de la Obligación.

¿Si llegase a haber incumplimiento grave e insalvable, qué sucede?

Por un lado, se ejecuta la garantía. Y, por otra parte, el generador pierde la asignación de la Obligación de Energía Firme y la remuneración asociada a ella.

¿Para la defensa de un proyecto dentro de una actuación administrativa qué se debe considerar?

Los períodos. Tener claro cuando el proyecto está en periodo de planeación y a partir de qué momento se está en el período de vigencia de la obligación. Y tener muy presente que dentro de las principales obligaciones de un proyecto está la de poner en operación comercial la planta a más tardar en la fecha de inicio del período de vigencia de la obligación, con la ENFICC asignada en la subasta.

¿Cuáles son las principales obligaciones que pueden afectar la viabilidad de un proyecto al incumplirse?

Son 5 principalmente: La primera es la Obligación de Energía en Firme – OEF. Esta obligación está relacionada con la disponibilidad de activos de generación.

La segunda es la de puesta en operación. Esta obligación hace referencia a poner en operación comercial la planta y/o unidad de generación a más tardar en la fecha de inicio del período de vigencia de la obligación.

La tercera es cumplir el cronograma de construcción y la Curva S.

La cuarta es constituir y mantener vigente la garantía de cumplimiento de la fecha de inicio de la operación comercial.

La quinta es pagar el costo de la auditoría en forma anticipada.