Erick Tejada Carbajal, secretario de Estado en el Despacho de Energía, anunció el inicio de una Mesa de Renegociación de Contratos.

Aquello encendió la alerta de muchos participantes del mercado eléctrico hondureño que se enteraron entre la noche del domingo 1º y el lunes 2º de mayo del 2022 de aquella medida que cambiaría el rumbo de los compromisos suscritos y asumidos entre la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) y generadores de energía.

El desconcierto se produjo porque con menos de 24 horas de aviso público, la autoridad de la cartera energética de Honduras había convocado a una reunión inaugural a un primer grupo de representantes de empresas generadoras.

El encuentro que debió ser ayer lunes a las 2pm en Casa Presidencial, inclusive debió aplazarse 2 horas a pedido de los participantes para afinar legítimos argumentos en defensa de la medida que estaba dándose a lugar.

Quienes solicitaron esa prórroga fueron generadores solares fotovoltaicos, que por disposición del ejecutivo fueron los primeros en ser citados. Se adelantó que las reuniones iniciales de esta nueva Mesa de Renegociación de Contratos se llevarán a cabo hasta mitad de semana.

«Empezamos con solares. Martes y miércoles (seguiremos) con el resto de tecnologías», expresó el secretario de Energía Erick Tejada en sus redes sociales.

Y si bien no trascendieron detalles de aquella reunión, el secretario Tejada expresó que fue una «productiva sesión»:

Pese al desconcierto por la medida, no se trata de una sorpresa.  Desde el discurso inicial de la flamante presidenta de Honduras Xiomara Castro durante la toma de posesión se advirtió que la nueva administración de gobierno impulsaría un programa de emergencia energética que incluirá la revisión de contratos con centrales renovables y no renovables, antes de pagar las deudas a las generadoras.

Al respecto, la presidenta Castro acusó: “Se han otorgado decenas de contratos de generación de energía solar, térmica e hidroeléctrica a precios onerosos y lesivos al interés nacional”.

Desde aquella óptica, el daño que identifica la primera mandataria, se considera como el origen de la discontinuidad en la cadena de pago, distorsiones en tarifas y la inestabilidad de las finanzas de la ENEE.

Ahora bien, desde el sector empresario consideran que con esta iniciativa, Honduras sólo estaría poniendo en juego la certeza jurídica que buscan nuevos inversores para apostar en el país y no solucionaría los problemas de fondo del mercado eléctrico.

Agentes generadores plantean un nuevo rumbo para las inversiones renovables en Honduras