Ben van Berkel: «Un desafío en el diseño de una vivienda familiar de hoy es una respuesta que refleje con precisión los grados de flexibilidad, sustentabilidad y automatización que necesitan los residentes y la incorporación de todo eso en el concepto general del diseño».

La casa W.I.N.D., en el norte de Holanda, incorpora tanto soluciones sustentables integradas como automatización del hogar, y permite un uso flexible del espacio. Situada en las afueras de un pueblo holandés y cerca del mar, la casa tiene detrás un área boscosa y en el frente el espacio abierto de un pólder (superficie terrestre ganada la mar). El diseño de la casa responde tanto a su ámbito como a las estaciones.

Las áreas más íntimas de trabajo y descanso se encuentran en la parte trasera, donde el cercado de madera ofrece un ámbito íntimo, en tanto que las zonas de estar tienen vistas panorámicas del paisaje en el frente.

La posición elevada de las áreas de estar de diseño abierto mejora las vistas del exterior. Las cuatro fachadas se curvan hacia el interior para crear cuatro alas diferentes similares a pétalos. Estos espacios curvos se conectan visualmente entre sí a través de sus líneas de visión, que se cruzan en el corazón del edificio. La organización vertical de la construcción sigue un principio centrífugo en dos niveles. Una escalera abierta en el centro de la casa conecta el ala del frente con la trasera.

foto2

AUTOMATIZACIÓN Y ADMINISTRACIÓN DE LA ENERGÍA

Un sistema integral de automatización de la vivienda permite un control unificado de los sistemas eléctricos, incluidos los paneles solares y las instalaciones mecánicas. El control completo de esta «casa inteligente» se realiza mediante una pantalla táctil central en la zona de estar.

Además, se puede hacer un control remoto mediante dispositivos independientes a través de una conexión LAN. El concepto de sustentabilidad integrada de la vivienda incluye una bomba central de calefacción del agua y el aire, ventilación mecánica con recuperación del calor desperdiciado y paneles solares.

foto3