La candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, presentó este lunes un ambicioso plan de inversiones en energía solar y otras energías renovables, una propuesta que pone de relieve las diferencias con sus adversarios republicanos, defensores de las fuentes de energía fósiles.

La demócrata habló en la estación de Des Moines, sobre una ruta en el estado de Iowa, donde hace campaña desde el sábado. «Actuaré para cumplir el objetivo de instalar 500 millones de paneles solares en el país antes de que termine mi primer mandato», explicó Hillary Clinton el domingo en un video.

«En segundo lugar, estableceremos un objetivo de 10 años para generar suficientes energías renovables para alimentar cada casa en Estados Unidos», agrega la candidata.

Según su equipo de campaña, esas metas se traducen en una capacidad solar instalada de 140 gigawatts a fines de 2020, es decir un aumento de 700 por ciento respecto del número de paneles instalados actualmente.

Las energías renovables (eólica, solar, hidráulica, geotérmica, etc) producirán para 2020 un tercio de toda la electricidad que se consuma en el país, según las previsiones del equipo de Clinton.