Ortega aseguró que el actual negocio de generación de gas y petróleo a bajos precios favorecerá el recalentamiento global.

«El gran problema de la fiebre actual a favor de los hidrocarburos es que pone en grave riesgo los avances globales a favor de las energías limpias«, subrayó.

El mandatario nicaragüense se refirió al tema de los bajos precios de los hidrocarburos en los mercados internacionales durante un acto de reconocimiento a deportistas del país centroamericano que participaron en los juegos deportivos de México de finales de 2014.

Destacó que su país invirtió en los últimos años en la transformación de su matriz energética y puntualizó que ahora Nicaragua produce el 60 por ciento de energía a base de recursos renovables que no contaminan el medio ambiente.

«Ahora quién va a querer invertir en proyectos de energía renovable, cuando resulta mejor operar una planta a base de búnker barato», subrayó y puntualizó que su gobierno continuará apostando a favor de las energías limpias.

Recalcó que la «actual fiebre» de los hidrocarburos a la largo significará «mayor recalentamiento y envenenamiento de todo el planeta».