Durante 2016 y 2017, la Mesa de Geotermia que conformó en ese entonces el Ministro de Energía, Andrés Rebolledo, continuada luego por Susana Jiménez, permitió analizar políticas y arrojar importantes conclusiones que dan cuenta del potencial de esta tecnología.

Por ejemplo, se estimó que la energía geotérmica podría desarrollar 3.500 MW económicamente factibles – algunos cálculos superaban 16.00 MW – con un factor de planta promedio del 94%, y a precios de entre 80 y 90 dólares el MWh incluyendo el costo de exploración.

Dos años después de esta mesa, el Consejo Geotérmico insiste en reforzar el marco regulatorio para fomentar la firma de contratos PPA que permitan viabilizar, en principio, los proyectos más desarrollados:

  • “Peumayén”, ubicado en el campo geotérmico Tolhuaca, a cargo de la subsidiaria local de Transmark Renewable que estima un potencial de hasta 200 MW.
  • “Mariposa”, de la compañía Energy Development Corporation (EDC), perteneciente a capitales filipinos por 240 MW.
  • Y otras iniciativas que suman aproximadamente 250 MW.

Como novedad, cabe destacar que la Comisión de Evaluación Ambiental de la región de Antofagasta calificó favorablemente el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto “Ampliación Central Geotérmica Cerro Pabellón de Geotérmica del Norte S.A” por 33 MW.

En este marco, Jerónimo Carcelén, presidente del Consejo Geotérmico, se encontrará el viernes con Juan Carlos Jobet, el flamente Ministro de Energía, tal como anticipa a Energía Estratégica.

El hecho que la geotérmica aporte potencia firme, explica el especialista, la convierte en un actor principal de cara a la salida de centrales a carbón que definió el Gobierno. Su inserción incluso habilita el ingreso de más generación eólica y solar al sistema.

“Creemos que la geotermia puede cumplir un rol y hacer una contribución significativa en el proceso de descarbonización”, explicó.

Esta sería la agenda de trabajo que el Consejo llevará a Jobet: “Los temas relevantes tienen que ver con los acuerdos por el desarrollo de la geotermia que hemos trabajado, propuestas para la COP25, el proceso descarbonización, la ley de flexibilidad”, introdujo.

Y subrayó que “ahora el Gobierno está empezando a trabajar una mesa para la ley de flexibilidad que es una buena noticia para la geotermia”.

En resumen, Carcelén detalló: “Lo que buscamos es ser competitivos y que también los atributos que tiene esta tecnología se puedan destacar: es energía de base y renovable que alcanza un factor de planta muy alto, y con cero emisiones de gases de efecto invernadero”.

Contratos PPA, la herramienta pendiente

Para poder desarrollar los proyectos, el rubro busca introducir normativas que faciliten las inversiones de largo plazo.

“Uno de los grandes desafíos para desarrollar proyectos es contar con contratos que le permitan vender esa energía. Hay que superar estas barreras, los altos costos y el riesgo, pero hay que financiarlo y alguien tiene que comprar la energía. Entonces, ahí hay desafíos”, explicó Carcelén.

¿Con quién se firmarían los contratos PPA? Sobre este aspecto trascendental, el Consejo estudia varias alternativas.

Una opción, indica su presidente, es “firmar contratos con otros generadores que a su vez le venden a proyectos mineros industriales”.

Otra herramienta apunta a participar activamente en las licitaciones de los bloques de suministro de energía que se licitan periódicamente.

“Probablemente los bloques, como son para clientes regulados, presenten algunas restricciones de precio, en el sentido que hay una competencia y el objetivo de las autoridades es que sea el menor posible. Pero es perfectamente viable que los generadores geotérmicos puedan ganarse algunos de esos bloques”.

En este sentido, el experto expresó: “si se compite en precio de la energía, no vamos a alcanzar los valores que tienen hoy en día solar y eólico”.

Sin embargo, sostiene que “los generadores están intentando tener una oferta diversificada, porque es importante balancear precio con seguridad de suministro, factor de planta, entonces ahí pensamos que puede haber una oportunidad”.

Sin privilegios

Carcelén aclaró que “no se busca un beneficio especial” o lo que suele interpretarse como subsidios, sino más bien considerar en la ponderación de la tecnología los beneficios que generan para el sistema eléctrico.

“Una de los puntos que se podía discutir es cómo se considera el atributo de la seguridad, por ser una tecnología de base renovable. Esto es incipiente, no tenemos hoy una gran expectativa de aplicación, pero son temas que pueden discutirse en la ley de flexibilidad”, planteó en la entrevista con Energía Estratégica.

Por último, Carcelén anunció: “estamos conversando con el ministerio de energía, geólogos y la comisión minera para ver cómo estandarizamos los informes con información geológica”.

Emprendimientos de baja y mediana escala

Carcelén expresó su apoyo al proyecto de ley presentado en conjunto por los Ministerios de Energía, Hacienda y Minería, propone modificar la ley N°19.657 respecto al proceso de concesiones, a los fines de facilitar el desarrollo de aprovechamiento someros de energía geotérmica.

Según pudo averiguar Energía Estratégica, ingresó formalmente al Congreso el 11 de abril de este año, bajo el número de boletín 12546-08, consensuado entre tres ministerios involucrados: Energía, Hacienda y Minería.

“Los aprovechamientos someros de energía geotérmica presentan características distintas que un proyecto eléctrico en sus etapas de construcción y operación, así como magnitudes muy inferiores respecto a la inversión, superficie ocupada, impacto ambiental, área de influencia, exigencias de seguridad, complejidad técnica, entre otros aspectos”, sostiene en sus fundamentos la iniciativa presentada.

Por eso la intención es actualizar la legislación vigente, actualizar la ley N°19.657, para así abrir paso a nuevas inversiones y emprendimientos que podrían ser de interés para el país.