¿Cuál es el mecanismo regulatorio conveniente para desarrollar el mercado?
Las subastas siempre son apropiadas al principio para descubrir el rango de los precios de una determinada tecnología en el país. El problema es que quizás hay cierto afán para ganar la subasta y a veces genera especulación de los precios, porque como las subastas no son inmediatas, es decir, corre tiempo entre el momento en que se gana y el que se tiene que realizar la instalación, el peligro es pensar que el aerogenerador o las placas fotovoltaicas en dos años tengan un costo menor al actual, y que pueda suceder lo contrario. Así también, puede ser un peligro y encarecer una instalación.

En Europa, que es donde se ha desarrollado originalmente más la eólica, los proyectos no se realizaban por el método de subastas, sino por el esquema llamado «feed in tariff». Este era un sistema que permitiría generar suficiente mercado y seguridad en los inversores para ir avanzando en las instalaciones, aprendiendo al mismo tiempo.

Cuando un mercado empieza a desarrollarse en un país se puede tomar una referencia internacional de los precios de los aerogeneradores, de la puesta en servicio de las instalaciones de parques eólicos, y con eso estimar la retribución, como así también, para que no se vaya el precio, pues establecer un «feed in tariff» inicial para los primeros 500 MW. No es un esfuerzo económico muy grande. Haciendo un «feed in tariff» gradualmente, se da mucha confianza a los inversores y a los bancos, por lo tanto es más fácil de financiar. Así es cómo se creó el mercado español, el alemán y el danés, que son la cuna de la eólica en Europa.

¿Generan mayor riesgo las subastas?
Cuando se crea al principio un mercado las subastas funcionan bien pero son un poco arriesgadas porque si hay equivocaciones genera un problema durante dos o tres años, ya que se ve que los resultados no son los que se querían. Entonces, se debe ajustar el mecanismo y lanzar una nueva subasta para corregir el error.

En un comienzo…. ¿es conveniente el “feed in tariff?
Con el «feed in tariff» no es posible equivocarse. Sólo si se realiza con objetivos demasiados ambiciosos: hacer miles de megawatts con «feed in tariff» sin cambiar el valor, entonces no se captura la mejora de la tecnología. Este mecanismo ayuda a lanzar un mercado y tener un determinado volumen sobre el cual expandirte. Más adelante, cuando se tiene como país el conocimiento de los costos de una tecnología como la eólica, ya se pueden hacer subastas más agresivas y el propio regulador, el propio gobierno, sabrá si las ofertas que hacen algunas empresas son lo que se llama peligrosas o temerarias, como se dice aquí en España.

Y, bajo este esquema de subastas… ¿los precios llegaron a su piso? 
Al infinito no pueden bajar. El límite máximo sería factorizar el precio de operación y mantenimiento y luego sobre eso ubicar un cierto marginal. Todo dependerá también de la expectativa de venta de electricidad, si se recibe más de lo que se ha ganado realmente en la subasta. Eso ocurre por ejemplo en el caso de México, hay ofertas muy agresivas tanto en eólica como en fotovoltaica, porque en los nodos específicos dónde están ubicadas esas instalaciones reciben más por el pago de lo que reciben por lo que habían ganado en la subasta en las que fueron adjudicadas. Entonces los valores que se dan en la subasta no siempre son el valor real de la instalación. Entonces, no tiene tanto sentido seguir a la baja de 19, 18, 17 dólares el MWh, porque ya se llega a números tan bajos que puede ser contraproducente. Los gobiernos se acostumbran a que deben ser los valores. El día de mañana, cuando haya una subasta y el precio sea 30 dólares, sorprenderá aun cuando ese sea un buen precio. Hay que saber entender que el precio de las energías renovables depende de factores que tienen que ver con el coste de capital, el coste de mano de obra, con los costes de operación y mantenimiento, las comodities, entre otras cosas. No necesariamente van a seguir bajando los precios.

¿Cuáles son los países más atractivos para la generación eólica en la región? 
Es un poco difícil responder. Habría que distinguir primero entre cuál es el potencial eólico de cada país, la infraestructura y marco normativo que tiene para sacar rentabilidad a los proyectos. Pero ya hay algunos países que están avanzados en eólica.

Como ejemplos de países avanzados en eólica en la región latinoamericana tienes es el caso de México que tiene años de ventaja. También está Brasil que fue pionero en subastas eólicas, uno de los primeros del mundo. Luego está Chile, sobre todo por su planificación bastante desarrollada y clara, a lo que se suma su marco regulatorio estable. Pero sobre todo los avances se notan en el hecho de que se van haciendo proyectos, se va obteniendo experiencia y cuando esa experiencia es positiva se puede construir sobre ello, eso es fundamental.

Por otro lado, evidentemente hay países que tienen muchos recursos notables, como es el caso de Argentina, pero que está empezando y no siempre tiene cerca la infraestructura para evacuarlo. El mayor potencial se encuentra en Patagonia pero hay también recursos cerca de las grandes ciudades como Buenos Aires, donde comparativamente el recurso es menor, pero importante. Así también hay países que pueden tener muchos recursos, como puede ser Colombia, que es muy interesante porque depende mucho del carbón, entonces desde el punto de vista de la sustentabilidad sería muy positivo poder empezar a desarrollar sus recursos renovables.

¿En qué país está el foco inversor de las empresas nucleadas en la Asociación? 
Se empezó pronto en México. De ahí se fue a Brasil y luego también a Chile. En Perú se hicieron algunos proyectos pero no muchos, porque no ha habido continuidad en los esfuerzos. Luego surgieron las subastas de Argentina y pequeños proyectos en otros países latinoamericanos como Honduras, Guatemala y Panamá, pero que no son parte de una estrategia más amplia.