México posee aproximadamente cerca de 7,5 GW instalados en materia eólica y, según algunos pronósticos, el país podría alcanzar una capacidad instalada de poco más de 8300 MW antes que finalice el año. 

Y si bien existen proyectos en construcción o a la espera de recibir la declaratoria de operación comercial o el permiso de interconexión que permitan llegar a ese número, algunos allegados cercanos a Energía Estratégica manifestaron una preocupación sobre este tema. 

“Es muy positivo llegar a esa capacidad, pero lo haremos por la inercia de lo que se venía haciendo desde años anteriores”.  

“La evolución de 2020 a 2021 se debe principalmente a retrasos de proyectos en pruebas, algunos estaban en pruebas desde finales de 2019 pero no los han dejado entrar en operación aún, y otros son proyectos comprometidos que continúan su desarrollo”, le comunicaron a este portal de noticias.

Además los empresarios apuntaron que en la actualidad no conocen “proyectos recientemente aprobados” y que “desde 2020 no se ha dado luz verde a ninguna nueva inversión por parte de las empresas del sector”. Aunque sí aseguraron que “el portafolio de desarrollo es amplio en el país”.

¿Por qué marcaron estos puntos? El ambiente energético aguarda la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre los juicios de amparo, varios de carácter general, y acciones de inconstitucionalidad frente a la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, que fue impulsada por el Ejecutivo Federal en febrero y aprobada por ambas Cámaras Legislativas al mes siguiente.

Además, a ello se le debe sumar la problemática de demora y complicaciones de tramitología, permisos emitidos por los diferentes entes reguladores tales como la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE).

“Teniendo la capacidad para prácticamente duplicar la capacidad eólica en aproximadamente cinco años, tristemente no lo podremos hacer por todas las razones que se conocen”.

“Lamentablemente la coyuntura actual seguramente no permitirá ver que continua desarrollándose el potencial en el corto plazo, pero confiamos que el próximo presidente tendrá que entrarle sí o sí al tema desde que sea elegido para aprovechar las ventajas que ofrece la eólica”, expresaron los allegados a Energía Estratégica

Es preciso mencionar que esta situación se da con la administración actual y cerca de cuatro años que se resuelve la Tercera Subasta Eléctrica de Contratos a Largo Plazo, la cual promedió USD 19.05 por MWh para los proyectos eólicos, e incluso en aquel entonces – 2017 – fue récord internacional con un precio USD 17.77 por MWh. 

Por lo que, pese al entorno “restrictivo” que observan en México en la actualidad, los empresarios no descartan la posibilidad que el mercado eólico siga creciendo: “Su competitividad es incuestionable y eso lo ven los consumidores, por lo que se seguirán buscando oportunidades para desarrollar proyectos nuevos”.