La rápida expansión de las renovables y su penetración en los mix energéticos será la clave del cumplimiento del acuerdo de lucha contra el cambio climático de París, en el que los países se comprometieron a poner en marcha planes de reducción de emisiones para que la temperatura no suba más de dos grados.

Hoy, los principales artífices de ese acuerdo, que justifica el uso del adjetivo «histórico» como ha reconocido el ministro francés de Exteriores y presidente de la última cumbre del clima, Laurent Fabius, han vuelto a verse las caras por primera vez, tras París, en la inauguración de la Cumbre Mundial Energía del Futuro de Abu Dabi.

«Mucha gente dudaba de que pudiéramos alcanzar un acuerdo así, porque llevábamos veinte años intentándolo, pero lo logramos«, ha incidido el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

El avance tecnológico de las energías renovables jugó un papel clave en los acuerdos del clima de París, en palabras de Laurent Fabius

«¿Por qué fue un éxito la cumbre de París después de tantos intentos fallidos?«, ha interpelado a la audiencia Fabius, quien argumentó que «Francia podría caer en la tentación de atribuirse el triunfo«, pero es «consciente» de que se ha beneficiado «de una conjunción sin precedentes de factores«.

Entre ellos, el ministro francés citó la aplastante evidencia científica del cambio climático, la visibilidad de sus impactos y una tercera variable en la que coincidieron a lo largo del día el resto de los ponentes: el avance de la tecnología renovable.

Según ha advertido Adnan Amin, director general de la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA, por sus siglas en inglés), el coste de la energía solar ha caído un 80 por ciento y el de la eólica un 33 por ciento desde 2000. La energía solar crea en la actualidad, por unidad de generación eléctrica, dos veces más empleo que el gas y el carbón juntos. «El sol es ya más barato que el carbón«, ha agregado.

Sólo en 2015, las energías renovables acapararon una inversión global de 330.000 millones de dólares que encabezaron China, con 100.000 millones, Estados Unidos con 50.000 y la India con 10.000. La proyección hasta 2020 espera que se inviertan otros 500.000 millones, según ha indicado la secretaria de cambio climático de la ONU, Christiana Figueres, en rueda de prensa.

Ban ha incidido en que el acuerdo de París es «una oportunidad sin precedentes para las energías renovables«, pero lo cierto es que esta forma de generación es también la clave para lograr su cumplimiento. De los 188 compromisos nacionales de reducción de emisiones incluidos en el acuerdo de París, 164 basan el cumplimiento de sus promesas en objetivos de generación renovable.

Un 50 por ciento de renovables en 2050

Algunos de los jefes de Gobierno que participaron hoy en la cumbre incidieron en sus ambiciosos objetivos renovables, como es el caso del presidente de México, Enrique Peña Prieto, que ha avanzado que el sistema eléctrico de su país funcionará en 2024 con un 35 por ciento de energías limpias y con un 50 por ciento en 2050.

También ha participado Abdelilah Benkirán, jefe de Gobierno de Marruecos, país anfitrión de la próxima cumbre del clima (COP22). Benkirán ha anunciado que el porcentaje de generación eléctrica de las energías limpias en su país será del 52 por ciento en 2050.

«La expansión y el abaratamiento de las energías renovables en los próximos quince años es la clave para cumplir los objetivos que fija el acuerdo de París, incluso para excederlos«, ha expresado Fabius. El ministro francés de Exteriores ha subrayado que Francia «estará completamente dedicada» a que el acuerdo climático de París «funcione y sea una realidad«.

México pretende generar un 50 por ciento de energía con renovables en 2050. Marruecos quiere aumentar la cifra hasta el 52 por ciento

En esa línea, detalló los hitos más inmediatos del convenio, comenzando por su ceremonia de ratificación, el próximo 22 de abril en Nueva York, a la que Ban Ki-moon ha invitado a altos representantes de todos los gobiernos firmantes.

«Seguiremos muy atentamente el proceso de ratificación —hacen falta al menos 55 países y que supongan el 55 por ciento de las emisiones para que entre en vigor— y las negociaciones para la próxima cumbre«, ha indicado.

«Incentivar la inversión»

En esas negociaciones será necesario abordar temas que no se concretaron en París, como la regulación de las emisiones de la aviación y el transporte marítimo o acordar el mecanismo de transparencia que revisará que los países cumplen los objetivos de reducción de emisiones prometidos, ha explicado Fabius. El ministro también ha confirmado que a lo largo del año mantendrá una serie de reuniones con el Gobierno marroquí para apoyarle en la organización de la COP22.

El ministro de Estado de los Emiratos Árabes Unidos, Sultan Ahmed al Yaber, ha insistido en que «ha llegado el momento de incentivar la inversión asociada a la lucha contra el cambio climático«. «Nunca antes las fuerzas de mercado han estado tan aliadas con la acción política«, ha concluido.