El Consejo Mundial de la Energía Eólica (GWEC por sus siglas en inglés) realizó un análisis de la situación energética de varios países del mundo con economías en desarrollo, entre ellos, Brasil y México. 

En el primero de los casos, destaca que hay múltiples barreras para la energía eólica. Principalmente por el “lento crecimiento económico y grandes diferencias en los precios de la energía entre regiones”, además de la “infraestructura física” y “la falta de desarrollo de transmisión en el noreste del país”. 

Frente a dicho panorama, la entidad vaticina que se instalarán entre 11 GW y 16 GW de potencia eólica entre 2022 y 2026, con una tendencia creciente luego de dicho año. Por lo que podría superar los 35 GW instalados bajo esta tecnología (actualmente hay 21 GW operativos y 4.6 GW en construcción). 

Además, es preciso recordar que, por decreto, Brasil fomentará proyectos eólicos offshore y ya se trabaja en convocatorias de esta índole, según adelantó Energía Estratégica durante la COP 26: 

https://www.energiaestrategica.com/elbia-gannoum-abeeolica-trabaja-en-una-licitacion-de-energia-eolica-offshore-para-el-proximo-ano/

Por el lado de México, el reto elemental con el que se encuentra es el rumbo político, reflejado en todas las reformas y decisiones planteadas por la administración actual, como por ejemplo la modificación de la Ley de la Industria Eléctrica, la propuesta de modificación constitucional y la cancelación de las Subastas Eléctricas de Largo Plazo. 

pronostica que tendrá un aumento anual del consumo de energía de aproximadamente 3% durante los próximos cinco años, por lo que el GWEC anticipa que es “vital” reactivar el mercado eólico sostenible para afrontar dicha situación, teniendo en cuenta que se deben cumplir los objetivos de generación limpia. 

Es por ello que prevé que se instalarán casi 2.15 GW de potencia eólica entre 2022 y 2026, en un escenario habitual. Pero si se implementa una rápida aceleración a partir de 2024, ese número aumentaría a 4.34 GW. 

De este modo, México crearía entre 125,000 y 350,000 empleos de tiempo completo durante la vida útil de las centrales renovables, produciría entre 7,300 GWh y 14,800 GWh al año a partir de 2026 y  podría duplicar el ahorro equivalente de sus emisiones proyectadas al reemplazar la generación con combustibles fósiles con un enfoque de recuperación verde para la energía eólica. 

Es decir que la capacidad instalada en aerogeneradores podría superar los 12 GW en los próximos años, siempre y cuando no haya un freno a las renovables y la inversión de diversos actores del mercado energético mexicano.