¿Qué regulaciones hacen falta trabajar por parte de las autoridades para mejorar el programa de inversiones en renovables? 

Para el desarrollo y la penetración de las energías renovables fue clave en el pasado las mejoras a las licitaciones de suministro de energía y potencia para clientes regulados. Por lo anterior, es una buena noticia que este año 2019 se reactiven los procesos de licitaciones y, con ello, la posibilidad de obtener contratos de PPA a largo plazo. También es relevante la planificación del sistema de transmisión y los resultados de las licitaciones de obras nuevas y de ampliación.  Asimismo, serán relevantes las discusiones que se den en el marco de la Ley de Flexibilidad que está anunciada y en la forma como se implementarán los servicios complementarios. Por su parte, respecto de las centrales mini hidro, que juegan un rol importante en nuestra matriz energética renovable, es importante seguir de cerca la discusión que actualmente se está dando respecto de la modificación al Código de Aguas y los impactos que ella genera en el desarrollo de nuevos proyectos.

Por último, también estamos atentos a los proyectos de ley de cambio Climático, de Modernización del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, la incorporación de mecanismos de compensación en el impuesto verde y en el Acuerdo de París, durante la COP 25.

¿Cómo impactaría en el proceso de inversión el cambio del precio estabilizado de los PMGD que sugiere el Gobierno? 

Lo más importante es que haya reglas claras, luego. La incertidumbre puede terminar frenando muchos proyectos que estaban en camino.  En cuanto a la discusión del precio estabilizado, ésta se encuentra en pleno desarrollo, habiendo recibido el Ministerio de Energía varias observaciones de distintos sectores a sus propuestas conceptuales de modificación al DS 244. Por lo anterior, creemos que antes de emitir una opinión respecto de este punto específico, lo que corresponde ahora es esperar a ver cuál es la propuesta definitiva que hará el Ministerio de Energía en el borrador de reglamento que será sometida a consulta pública.

Ahora bien, más allá de la coyuntura, en estos procesos de discusión regulatoria, lo importante es resaltar que Chile tiene una tradición y es percibido por los inversionistas como un país de reglas claras y de respeto a la certeza jurídica, a lo que en el ámbito de la energía se suma el que los procesos regulatorios se dan de manera abierta y participativa. Por ello, entendemos que más allá del resultado final de la discusión específica, todos quienes de una u otra manera participamos del sector energético debemos trabajar por preservar esa marca país.

¿Cómo se podría mejorar el proceso de tramitación eléctrica para hacerlo factible con la tramitación ambiental? 

Percibimos un diagnóstico compartido en cuanto a que el proceso de conexión a líneas de distribución de los PMGD debe ser mejorado. En ese sentido se valoran las propuestas orientadas a hacer pública la información básica de la red de distribución, reducir los plazos de tramitación, evitar el fraccionamiento de proyectos y la especulación.

Asimismo, existe el desafío constante en nuestra regulación ambiental de ir mejorando los tiempos de tramitación y, sobre todo, la coordinación entre los distintos servicios con competencia ambiental. El reforzamiento del principio de “ventanilla única” que informa el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, es clave para reducir el riesgo actual de que el periodo de vigencia del ICC sea consumido en la tramitación de permisos ambientales y sectoriales.

¿Cuáles puntos del Reglamento debieran mejorarse y cuáles mantenerse? 

Vemos un alto grado de consenso en las propuestas orientadas a mejorar el proceso de conexión, reducir la especulación y evitar el fraccionamiento de proyectos mayores en varios PMGD, con el único objeto de optar a un mecanismo de estabilización de precios. Esas propuestas debieran prosperar.

En lo que respecta a generación distribuida ¿Qué cambios podrían estimular las conexiones? 

La generación distribuida tiene múltiples beneficios para nuestro sistema eléctrico, como contar con generación de energía cerca de los centros de consumo, reforzamiento de las líneas de distribución, reducción de pérdidas, entre otras. En ese sentido, es deseable un mayor desarrollo de la energía distribuida en Chile, tanto a nivel domiciliario como a nivel PMGD. Para ello, el perfeccionamiento de los procesos de conexión a la red es prioritario.

¿Cuáles son las principales necesidades de asesoramiento que observan por parte del sector de las energías renovables?  

En nuestra experiencia, los desarrolladores de proyectos de energías renovables requieren una asesoría integral que comprende el aseguramiento de los activos principales del proyecto (terrenos, servidumbres, puntos de conexión), la obtención de los permisos ambientales y sectoriales aplicables y la implementación de estructuras corporativas que luego puedan ajustarse a los procesos de financiamiento habituales en este tipo de industria. Junto al desarrollo de proyectos, también nos requieren para financiamiento de proyectos, y para compra de parques, en desarrollo (“greenfield”), o ya construidos. Por último, también tenemos mucha asesoría regulatoria, que van desde orientación, firma de contratos de suministro (PPA) y controversias ante la SEC y el panel de expertos.

Sebastián Abogabir y Clemente Pérez, socios del estudio de asesores legales, Guerrero Olivos.