Guatemala prepara el terreno para el almacenamiento en el mercado mayorista

Ante las expectativas que despierta la licitación PEG-5 y las posibilidades de que las energías renovables variables se posicionen como las más competitivas, el AMM prevé la necesidad de ir aumentando las reservas. 

El Administrador del Mercado Mayorista (AMM) tiene en marcha un ambicioso programa de actualización de su normativa operativa y comercial para dar respuesta al crecimiento que ha tenido la demanda desregulada, la incorporación de nuevas tecnologías de generación y las oportunidades que surgen para almacenamiento de energía.

“Necesitamos desarrollar buenos mercados para las reservas si realmente queremos que el desarrollo de energía renovable sea constante y también necesitamos poder atraer rápidamente el almacenamiento de energía”, observó Silvia Alvarado de Córdoba, presidente de la Junta Directiva del AMM.

Durante su participación en la XXXII Conferencia de Energía de La Jolla, organizada por Institute of the Americas, la presidente del AMM explicó que se avecinan momentos cruciales de cara a la licitación PEG-5 que promete ser la más grande de la historia de Guatemala.

“Esperamos que en nuestra próxima licitación del próximo año se incorporen aproximadamente 1,000 MW de capacidad y no podemos prescindir de las energías renovables con almacenamiento si tenemos las regulaciones adecuadas en su lugar”, consideró.

Muchas puertas podrían abrirse con las nuevas reglas sobre la mesa. Por empezar, almacenar energía cuando hay excedentes y liberarla cuando la producción no alcanza a cubrir los requerimientos de la demanda. Luego, servicios complementarios.

Hasta tanto se convoque a la licitación PEG-5, el AMM también pone el acento en la resolución de otros retos de primera necesidad en torno al fortalecimiento de la red de transmisión y la electrificación.

Guatemala ha dado pasos significativos para abordar este desafío, abriendo el sector de transmisión a la inversión privada a través de un mecanismo de depreciación acelerada.

Silvia Alvarado de Córdoba, presidente de la Junta Directiva del AMM

Según explicó la titular de la AMM, al permitir que inversores privados participen en la transmisión de energía, se crea un incentivo económico que beneficia a ambas partes. De esta manera, Guatemala se ha convertido en el único país en América Latina que ha eliminado las restricciones tradicionales y ha demostrado ser efectiva al fomentar la inversión en el sector.

Silvia Alvarado de Córdoba enfatizó que el elemento más crucial para superar los desafíos que aún quedan en transmisión en un país como Guatemala, como en la mayoría de los mercados emergentes, es la necesidad de establecer las condiciones legales adecuadas que atraigan a inversores y permitan la construcción de nueva infraestructura, ya que los gobiernos de estos países a menudo carecen de los recursos necesarios para llevar a cabo estas inversiones a gran escala.

“La certeza legal es muy importante, así como el papel fundamental del estado, ya que en países que todavía tienen grandes poblaciones sin acceso a la electricidad, el estado debe estar allí para subsidiar directamente a esos consumidores.

Por lo tanto, antes de llegar a las ciudades inteligentes, que es una de nuestras aspiraciones, debemos asegurarnos de que todos tengan acceso a la electricidad. En mi país, todavía hay un 10% de personas que no tienen acceso. Para mí electrificar todo primero significa que todos deberían tener electricidad”, concluyó.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *