Grupo Dragon recomienda comprar IRECS en México por sus precios competitivos

La firma mexicana dedicada a la generación y comercialización de energía renovable sugiere la adquisición de estos certificados a las empresas radicadas en el país por el fenómeno del nearshoring debido a su validez internacional y la accesibilidad de sus costos.


Gabriela Francovigh

Por

gabriela.francovigh@energiaestrategica.com

Como ya había anticipado Energía Estratégica, el acuerdo de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) que considera a parte de la generación con gas natural en centrales de ciclo combinado como energía limpia, convirtiendo a esas tecnologías en acreedoras a Certificados de Energías Limpias (CELs) fue criticado por el sector renovable.

Si se contempla que en México alrededor de un 50% de la generación está basada en ciclos combinados y que la compra de CELs es obligatoria, especialistas creen que este acuerdo generará una sobreoferta que podría disminuir los precios de las CELs.

Si bien se estima que el Gobierno mexicano tomó esta decisión para alcanzar sus metas de descarbonización para el 2024, insisten en que será un cumplimiento “ficticio” ya que no se está adicionando ni un solo MW limpio, solo se están cambiando las definiciones.

En este marco, Bruno Ortiz, Wholesale Electricity Market Director en Grupo Dragón empresa mexicana perteneciente a Grupo Salinas que ofrece soluciones de suministro calificado compara los IRECs con los CELs y destaca a Energía Estratégica que es buen momento para comprar IRECs en México.

“Los IRECs están a precios muy competitivos, mucho más que los CELs. Obviamente la demanda ha ido incrementando un poco el precio. Pero en este momento todavía se pueden obtener IRECs a precios muy buenos desde USD 1.30 a USD 2 por certificado. Además de tener precios atractivos, aún hay muchos en circulación en el mercado», explica.

Además, Ortíz pondera la importancia de adquirir certificados que tengan validez a nivel mundial: “Los CELs son sólo válidos en México, esto no ayuda a las empresas que están buscando reducir sus emisiones y que no disponen de energía renovable en sitio. No permite esto justificar las reducciones de emisiones a nivel internacional”.

“Por eso estamos volteando hacia los IRECs que sí tienen validez a nivel global. Es por eso que se está buscando muchísimo en este momento por su trazabilidad y certificación internacional”, agrega.

El acuerdo de la CRE

Como muchos otros expertos, Ortiz argumenta que el acuerdo de la CRE no contribuye a diversificar la matriz y cree que el órgano regulador debería dar vuelta atrás esta medida.

“La naturaleza de los CELs fue apoyar en la generación de nueva energía renovable. Al considerar como limpias a las centrales que ya estaban establecidas, no se está cumpliendo ese objetivo. Deberíamos volver a impulsar nuevas políticas que generen inversión renovable totalmente nueva y que no se otorguen a centrales de ciclos combinados que ya tenían varios años operando y que no están abonando a la inversión extranjera”, asegura.

Además, el ejecutivo de Grupo Dragon, empresa con alta experiencia en soluciones como la comercialización de certificados, garantías de origen y otras opciones que está demandando el mercado, solicita al Gobierno la reactivación de permisos para el ingreso de nuevos proyectos renovables.

“El mercado está demandando mucha energía renovable y por eso tenemos la visión de pedir al órgano regulador que reactive los permisos atorados desde hace años y que no han recibido respuesta”, concluye.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *