Se realizó en el ámbito del Centro Argentino de Ingenieros, organizada por el Presidente de la Comisión de Recursos Hídricos, Saneamiento y Vías Navegables – Félix Yacaruso, una reunión con la participación de una nutrida concurrencia, para verificar y analizar la situación actual y los proyectos futuros de los grandes Puertos Bonaerenses.

Las exposiciones estuvieron a cargo de José Morán Gerente, General del Consorcio de Gestión del Puerto de Quequén, y Francisco Weyland, Jefe de Ingeniería y Planificación del Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca.

Ambos expositores coincidieron en destacar el importante crecimiento registrado a partir del dictado de ley 24093 de transferencia de los puertos de la nación a la provincia y la ley 11414 donde se crean ambos Consorcios de Gestión.

Se hizo eje en destacar la Actividad Portuaria como motor del desarrollo del país, en la minimización de tiempos muertos, la baja de costos operativos, el desarrollo de nueva infraestructura, mejora de los accesos viales y marítimos.

Especial atención mereció el aporte realizado en ambos puertos para cumplir con lo dispuesto por la ley 27191 de Promoción de las Energías Renovables, dónde a partir del Programa RenovAr se está construyendo una cantidad importante de parques de Generación Eólica y Fotovoltaica que motivó la ejecución de fuertes adecuaciones para manejar volúmenes de carga y tamaños extraordinarios.

Se destacó, además, la necesidad de continuar con el desarrollo de infraestructura de acceso a los puertos, subrayándose la importancia de las opciones económicas para el gran movimiento económico de cargas.

Se hizo mención del proyecto de la Hidrovía o Canal Continental que uniría a Córdoba o Santiago del Estero con Bahía Blanca.

Un tramo (hasta Catriló) por Canal y desde allí por ferrocarril con colectoras básicamente ferroviarias. En La Pampa se realizaría un nodo intermodal conectando la Hidrovía por ferrocarril con el Puerto de Bahía Blanca y Quequén.

Este proyecto de más de 600 km, exclusivo para cargas, con la traza prevista, cortaría las escorrentías del oeste evitando los perjuicios producto de las inundaciones de una rica zona de nuestro país y posibilitando un significativo abaratamiento de los costos de transporte.

Está proyectada la construcción de dos reservorios de llanura para la acumulación de eventuales excesos de agua y generar posibilidades de riego en áreas actualmente menos productivas.

El canal tendría un ancho de 465 metros, una profundidad menor a 5 metros, posibilitando el desplazamiento de barzazas con empujador. Téngase en cuenta que cada barcaza, que irían en tándem de 2, equivale a una carga cercana a las 1200 t.

Las barcazas tendrían una manga (ancho) cercana a los 8 metros, posibilitando su circulación y cruce en los dos sentidos.

El canal tendría 2 obras de toma (Río Segundo y Río Tercero/Arroyito y Bell Ville), 2 puentes canal (Río Tercero y Cuarto en La Carlota), 3 puentes internos (Arroyito, Ralicó y Catriló), 18 puentes de ferrocarril, 28 puentes sobre rutas provinciales y nacionales y 112 puentes sobre caminos terciarios, 2 interferencias con cruces de gasoductos y 8 interferencias con líneas de Alta Tensión.

El monto de esta obra se estima en un valor cercano a los tres mil millones de dólares. Lo que representa un valor menor al equivalente en rutas o ferrocarril y a criterio de los especialistas su repago es muy rápido por todos los beneficios que arrastra.

En este proyecto existen, también detractores, mayormente vinculados al transporte carretero o a la hidrovía del Paraná.

Quizás podamos poner coherencia económica y desarrollemos la infraestructura necesaria para favorecer la potencialidad productiva, a costos competitivos, que requiere nuestro país y colocar nuestros productos industriales y agropecuarios en el mercado mundial.

 

Las grandes obras

La sueñan lo genios-neuróticos

La llevan a cabo los esforzados-luchadores

La disfrutan los felices- cuerdos

Y la critican lo frustrados-crónicos.

Proverbio Ruso