Cuando vimos el programa nacional ­–que propone la Ley de energías renovables 26.190-, dimos que cuenta que mucho de esto no está reglamentado, entonces nos preguntamos, junto al resto de las provincias, ‘¿por qué no somos nosotros los que empezamos a juntarnos y a ver cómo diagramamos este programa federal?’”, cuenta a Energía Estratégica Damián Bleger, subsecretario de Energías Renovables de Santa Fe, sobre la iniciativa que se llevó a cabo en diciembre del año pasado y que se repetirá el próximo miércoles 8 de abril.

Allí se espera que, al igual que la primera reunión, participen alrededor de 14 provincias, junto a organismos nacionales de peso como el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y el Consejo Federal de Energía Eléctrica. “La idea es continuar con el trabajo empezado, cooperar entre las provincias para diagramar una proyección estratégica del área de renovables”, explica el funcionario

Detalla que concretamente lo que se realizó en la junta pasada fue “armar una red federal y empezar a compartir documentos, proyectos presentados para que se desarrollen áreas específicas y poder coordinar todo el trabajo que cada una –de las provincias- está llevando a cabo”.

Por otro lado, en relación a la Ley 26.190, reglamentada parcialmente a partir del año 2009, indica que “hay mucho jugo que no se le exprimió” aún. Sobre ello admite que de todas maneras “lo que cambia la realidad son las acciones, más allá de las leyes”.

Cuenta que en esta próxima reunión se intentará redactar un documento que contenga aptitudes y necesidades de cada región del país como para trabajar mancomunadamente en el desarrollo de energías alternativas. “En base a eso nos estamos reuniendo para que cada uno pueda traer su experiencia, volcarla y armar el mejor documento que podamos”, expresa.

En cuanto a la posibilidad de articular una Ley de generación distribuida a nivel nacional, es decir, habilitar a aquellos usuarios que pretendan inyectar energía limpia mediante paneles fotovoltaicos, aerogeneradores de baja potencia u otra fuente sustentable, y reconocerle la cantidad de energía aportada a la red a través de la tarifa eléctrica.

Bleger indica que si bien sentar las bases para una normativa prototípica sería lo ideal, esto se dificulta por problemas inherentes que cada latitud tiene con sus distribuidoras de energía, donde, por ejemplo, muchas de ellas son privadas. “Más allá de la complejidad del caso, es un tema que está en agenda y es uno de los que más nos interesaría desarrollar”, destaca el subsecretario de Energías Renovables de Santa Fe.