La empresa radicada en La Plata, Goodenergy, acusó un incremento de ventas del 246 por ciento en el primer trimestre a comparación interanual con el 2016.

La compañía comercializa distintas soluciones energéticas renovables que tienen al Sol como actor central: vende desde calefones solares térmicos y paneles fotovoltaicos, hasta climatizadores de piscinas o de ambientes.

En diálogo con este medio, Pablo de Benedictis, socio fundador de Goodenergy, cuenta que un nuevo tramo comienza a tomar impulso en el mercado: sistemas de bombeo de agua solar, muy requerido por el sector agropecuario.

“Creemos que la reactivación del campo está contribuyendo para nuevas instalaciones de este tipo de soluciones”, observa el empresario.

Cuenta que se está dando una tendencia por reemplazar el viejo y tradicional molino por este tipo de sistemas fotovoltaicos para la extracción del agua.

Entre las ventajas del mecanismo solar por sobre el eólico, se encuentra que requieren de menor inversión para su instalación, se coloca de manera más sencilla y demanda menor mantenimiento: “rinde 30 años sin problemas”, asevera de Benedictis.

Lea también: «Ahorro energético: Goodenergy ofrece equipos solares que se complementan con LEDs»

Otra de los beneficios que destaca el empresario es que los días de mayor calor son aquellos donde los paneles más agua bombean y donde más líquido requieren los animales, por lo que se complementan de manera ideal.

“Estamos recibiendo muchas consultas para nuevas colocaciones”, cuenta el socio de Goodenergy.

Cómo es el “bombeo de agua solar”

Se trata del proceso de bombeo de agua con el uso de la energía generada por la luz solar; el sistema se encuentra compuesto por uno o varios paneles solares, una bomba de agua solar y un regulador o controlador para la bomba.

Por otro lado, los paneles solares generan energía eléctrica durante el día debido a la recepción de radiación y entregan la energía a la bomba por medio del regulador y controlador.

De este modo, la bomba de agua comienza a extraer agua del pozo de acuerdo a la intensidad de la energía provista por el sol, en mayor medida en los días despejados y menos en los nublados. El agua es acumulada generalmente en un tanque australiano o de reserva para que pueda ser utilizada en el momento que se la necesite. Dichas bombas son de corriente continua y no poseen banco de batería; se utilizan mucho en zonas donde necesito agua en forma continua.

En la actualidad, existen sistemas pequeños con mil a 1.500 litros de agua por día, hasta sistemas de 5 mil litros de agua por hora o más. Existen, también, sistemas con bombas de corriente alterna de 380 o 220 voltios, poseen paneles solares y un inversor, que a medida que se produce energía solar inyecta esa energía solar en la bomba, y la hace mover a diferentes velocidades, de acuerdo a la cantidad de radiación solar existente.