14 de junio de 2018

Gastón Fenés

Por Gastón Fenés.
[email protected]
Twitter: @GastonFenes

Gonzalo Casaravilla y los planes de UTE para desarrollar energías renovables: precios, generación distribuida y vehículos eléctricos

Presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, analizó en una entrevista para Energía Estratégica LATAM los planes en materia de energías limpias. ¿Cómo evalúa el desarrollo de la generación distribuida? Precios, costos, desarrollo de la tecnología y marcos regulatorios, son los temas que consultó este portal de noticias.

¿Cuáles son los próximos planes de UTE para desarrollar energías renovables? 

Con la incorporación de renovables cambió sustancialmente la gestión de la demanda. Hay certeza de que está la energía, incertidumbre de las próximas horas…  todo el tema del pronóstico de viento, de solar fotovoltaica, es el día a día de hoy. Aquello no quita que tengamos que estar siempre atentos a los próximos meses y años. En ese sentido ya estamos trabajando en las hipótesis, los estudios de planificación, donde todos nos muestran que el futuro va a seguir con energías renovables.  Lo que viene es fotovoltaica, después va a llegar la eólica. Ahí tenemos lo que es “el reto del planificador”, en el contexto en que va bajando el costo de la tecnología elige cuál es el momento adecuado para tomar la decisión de compra de esa tecnología –eso se hace con estudios de lo que es el costo del arrepentimiento, etc– y en definitiva se trabaja con una gran incógnita en la que se tiene cierta expectativa pero al final la demanda es la que manda, que en definitiva la que te obliga o no a hacer la inversiones. 

¿Cómo fue cambiando el costo de la generación con el ingreso de renovables al sistema?

En el año 2012, para abastecer una demanda –que a su vez subió a razón de 2.5% de aquel momento hasta ahora– teníamos que gastar en el orden de mil millones de dólares para comprar la energía o generarla, con lo que teníamos.  Esta año estamos cerrando con una demanda que creció ese 2.5% del 2012 hasta acá y vamos a estar gastando en el orden de los US $600 millones. Hemos bajado el costo del abastecimiento de la demanda en algo así como US $500 millones habiendo aumentado la demanda. Básicamente bajaron los costos medios de la generación, desde US $100 a US $1.5. Pero es mucho más importante cómo bajo el riesgo ante una sequía o que el barril de petróleo se disparara. En el 2012 si habría venido la peor sequía o el barril de petróleo en los peores guarismos hubiésemos tenido que pagar no sólo esos US $1000 millones, sino también US $1500 millones más. Ese era el nivel de riesgo que teníamos en nuestra matriz eléctrica. Hoy con ese escenario desalentador, no pagaríamos más que US $200 millones de sobrecosto respecto a los US $80 millones que estimamos que este año vamos a tener que estar poniendo en un sistema que, si bien es superabundante en energía, igual necesita la térmica como respaldo.

¿Esa baja del costo de generación se ha sentido en el usuario final? 

Nosotros hemos bajado 20% los costos respecto al índice medio de salarios, o al índice medio de consumo. Las cuestiones con las tarifas industriales están alineadas a la Argentina, Chile o Brasil. Los costos de transmisión 7 la distribución son casi el 85% de la tarifa. Ahí es como al estar absolutamente dolarizados. Depende más que nada de lo que pasa con el dólar y no tanto de si pusimos o no pusimos. 

¿Hoy el costo de generación es el 15% de la tarifa? 

Sí, estamos hablando de un 15% desde el punto de vista de lo que son los costos de las redes. Entonces, en ese sentido, lo que podemos decir es que si no hubiéramos cambiado la matriz, hoy tendríamos una tarifa que sería con respecto a años atrás un 30% o hasta un 40% más caras, porque la parte de generación nos hubiese impactado muy negativamente.

Hemos podido bajar los costos pero una cosa son los costos y otra la tarifa que la propone el Poder Ejecutivo. Afortunadamente a partir del sistema eléctrico hemos podido generar una riqueza que se ha distribuido en el país a partir de otras inversiones que se realizan.

¿Cómo están trabajando en UTE la incorporación de generación distribuida?

La promoción de generación distribuida empezó por 2010. En aquel entonces, UTE le compraba lo que le sobraba al generador que hacía complementación de su demanda. Aquello estuvo hasta el año pasado, ahora existe un límite. No compramos más energía de la que se nos compra a nosotros como distribuidores; pero, de cualquier forma sigue siendo un subsidio.  Ahora en lo que estamos trabajando muy fuerte es en ponerle una racionalidad a todo esto. Aparecen las baterías, por ejemplo, y aparece el concepto de la acumulación. En definitiva, trabajamos atentos a cómo evoluciona todo eso que se viene y atentos a que no haya subsidios que no sean los adecuados. 

¿Cuántos contratos aproximadamente tienen con prosumidores? 

En estos 8 años se han incorporado 12 MW, que se traducen en unas 400 microinstalaciones distribuidas en el país, casi todas fotovoltaicas, y también participan eólicas. 

¿Cuál es la expectativa con respecto a marco regulatorio? 

Hoy la mesa está servida. Acá hay un tema de racionalidad económica. En la actualidad no tiene sentido mantener una tarifa residencial que está energizada para que los clientes la puedan pagar a lo largo de los años, para que las inversiones de red no las tenga que pagar en el día que se conecta sino que lo pague a muchos años. No es compatible tener las tarifas energizadas con tener un subsidio o tener una forma de comprar energía teniendo en cuenta esa tarifa. 

Por tanto, hay que ir a que la microgeneración tiene que competir sin subsidios, tiene que competir con lo que son los gastos de generación. En todo caso puede tener el beneficio de que disminuye las pérdidas de las redes por lo que es lo que se ahorra la transmisión y distribución de energía eléctrica. Si bien en distribución también hay pérdidas, incluso a veces se revierte el flujo y aumentan las pérdidas.

En definitiva hay que buscarle la racionalidad económica. Hasta ahora estamos en fase de experimentación, de aprendizaje, de ir mostrando las tecnologías de éxito… ahora tenemos que ir hacia una racionalidad económica porque lo que no puede pasar es que se “uberice” el sistema energético, a costo de los que pagan la red eléctrica. 

Respecto a vehículos eléctricos…¿UTE tiene planes de realizar una red de estaciones de carga?

Nosotros tenemos bastante experiencia en esto. Actualmente somos la empresa que cuenta con mayor cantidad de flota de camionetas eléctricas dedicada a un servicio, tenemos 60 propias y acabamos de cerrar un contrato para arrendar 30 más, osea que tenemos 90 camionetas eléctricas destinadas al servicio eléctrico. Por otro lado, hay 24 taxis eléctricos circulando en la ciudad, de los cuales UTE puso parte importante: hasta US $10000 al principio y US $5000 a los siguientes. Tenemos una tarifa específica, tenemos puntos de recarga para esos taxis donde van e incluso los choferes pueden descansar mientras se realiza la recarga.

Entre otros avances destaco que inauguramos a principio de este año la primer ruta eléctrica de Latinoamérica que va desde el Chui a Colonia con cargadores cada 60km. Finalmente, puedo agregar que, cuando termine este año vamos a tener un cargador de alterna y de capacidad media de recarga de 43kv en todas las capitales del interior del país. Por lo tanto, ya está diseñada la red y en función a cómo evolucione la demanda vamos a estar diciendo “esa parte ya está solucionada”. 

Un Comentario

  1. Juan Carlos dice:

    Felicitaciones a UTE y BYD por los avances en movilidad electrica en Uruguay.!

Dejanos tu comentario sobre este artículo