Sobre un total de 59 proyectos adjudicados en el marco de la Ronda 1 y 1.5 del “Programa RenovAr”,  oficialmente 11 no han celebrado sus respectivos contratos de abastecimiento de energía (PPA).

Luego de varias prórrogas, las autoridades fijaron el 29 de septiembre como fecha máxima para sellar el compromiso legal de inyectar energía al Sistema Interconectado Nacional (SIN). Sin embargo,  tal como anticipó Energía Estratégica, el Gobierno decidió estirar una vez más el cronograma, fijando el 22 de noviembre como tope. Así lo indica una nota que tuvo acceso este medio, girada a los privados involucrados.

¿Qué podrá cambiar en este lapso de tiempo? A priori, se espera una Resolución Conjunta por parte de los Ministerios de Energía y Minería y Producción que esclarezcan las condiciones para determinar la utilización de insumos y tecnologías elaboradas en el país. Esto podría facilitar el desrrollo de algunas iniciativas que apostaron fuerte al desarrollo industrial local.

Con estas nuevas pautas, será posible verificar que los ganadores estén cumpliendo con el porcentaje de Componente Nacional Declarado (CND) que comprometen en sus emprendimientos, tarea a cargo del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). ¿Qué peso tiene la torre en un proyecto eólico? Es un ejemplo de lo que determinará la nueva disposición.

Lea también: «El Gobierno prepara una Resolución para “salvar” proyectos de energías renovables»

¿Ronda 2.5?

La prórroga de la firma de contratos se planteó para el 22 de noviembre. Casualidad o no, será un día antes que se realice la apertura de los sobres de ofertas económicas de la Ronda 2 del programa RenovAr. Como ocurrió en oportunidades anteriores, es de esperar que se realice una conferencia de prensa, momento oportuno para hacer anuncios. Seis días más tarde, el 29 de noviembre, se adjudicarán las ofertas.

Lo que está claro es que Ministerio de Energía no quiere dejar caer ninguno de los once proyectos que, en total, suman 510 MW. En números  no es poca cosa: son aproximadamente 1.000 millones de dólares de inversión que ya fueron anunciados.

Pasado el 22 de noviembre, el Poder Ejecutivo analiza varias soluciones. Una que no comparte el resto de los privados que están haciendo negocios en el marco del RenovAr apunta a convocar a los adjudicatarios a que renegocien las condiciones de los contratos bajo el marco de una nueva Resolución que les permitiría revisar sus proyectos ajustándose a los precios que resulten de esta nueva licitación ronda 2, por lo visto, menores a los anteriores.

Dadas las dificultades para cumplir con los compromisos de las ofertas, fuentes del sector confirman que varios de los jugadores están ofreciendo sus proyectos a compañías de peso y otras extranjeras interesadas en arribar al negocio en Argentina.

Los players

Los emprendimientos que restan firmar contrato son cuatro parques eólicos y siete de energía solar que, en conjunto, totalizan 510 MW.

Tres de estos emprendimientos fueron adjudicados a la compañía española Isolux:

  • Parque Solar “Cafayate” de 80 MW, a instalarse en Salta
  • Parque eólico “Loma Blanca 6” de 100 MW, a montarse en Chubut,
  • Parque eólico “Miramar” de 97.65 MW, a erigirse en la Provincia de Buenos Aires.

Seis proyectos solares a cargo de la Empresa Mendocina de Energía (EMESA)

  • “Anchoris” de 21.3 MW;
  • “General Alvear” de 17.6 MW;
  • “Pasip” de 1.15 MW;
  • “La Paz” de 14.08 MW;
  • “Lujan de Cuyo” de 22 MW; y
  • “Lavalle” de 17.6 MW.

Y otros dos eólicos:

  • Parque eólico “Vientos de Necochea 1”, de 37.95 MW, propiedad de la empresa Centrales de la Costa Atlántica.
  • Parque eólico “Pampa” de 100 MW, de la empresa china Sinohydro Corporation Limited.