Mauro Soares, ex Director Nacional de Energías Renovables, presentó ayer en el auditorio de la UCES de Capital Federal el Programa Ejecutivo de Energías Renovables que dirigirá con el objetivo de formar profesionales para trabajar en la industria.

Su regreso al sector privado fue bienvenido: participaron más de 200 personas, interesadas en conocer la visión de los expertos convocados para analizar el borrador del “Proyecto de Resolución de Mercado a Término de Energía Eléctrica de Fuentes Renovables”.

El panel estuvo conformado por Sebastián Kind, Subsecretario de Energías Renovables de la Nación, Diego Werner, Director de Aires Renewables, Nicolas Eliashev, Socio a cargo del estudio Tavarone, Rovelli, Salim & Miani, el especialista en materia financiera Juan Srodek, Socio de KBR Group, Juan Bosch, presidente de SAESA, y Andrés Gismondi, Director de Ventas Cono Sur de Vestas.

Fue en este contexto que Kind aprovechó para dar la primicia: “en agosto vamos a salir con RenovAr Ronda 2”, sorprendió a los oyentes.

¿Cuánta potencia se va a licitar? ¿Bajarán o subirán los precios? ¿En qué nodos hay capacidad de transporte disponible? ¿Se van a mantener las condiciones de inversión? ¿Podrán importarse equipos libres de impuestos? Son preguntas que generan ansiedad en el mercado.

En principio, Kind dejó en claro que la capacidad de transporte disponible será prioridad para la licitación. “Tenemos que cumplir la Ley 27.191”, repitió seis veces en una de las intervenciones.

Confía más en respetar las metas comprometidas al 2025 a través de este mecanismo que gracias a los nuevos parques que puedan surgir como consecuencia de la autorización para comercializar energía limpia a grandes usuarios. “Tenemos mayor grado de certeza”, explicó.

Es la política a instrumentar mientras trabaja para “retirar” al Estado de algunas de las intervenciones que regulan el negocio. De hecho, se mostró expectante por el desarrollo de un mercado a término.

Faltan los números

Lo que no se animó a precisar el funcionario es la potencia que pondrá en juego. ¿Serán 1.000 MW? Para el Gobierno, desde el punto de vista político – y hasta quizás económico – es importante poder anunciar la mayor cantidad de inversiones posibles en el “Año de las Energías Renovables”.

Este es el deseo de la Casa Rosada que se expresó en la cartera de renovables y coincide con la interpretación de los privados. “Kind hubiera preferido esperar que los proyectos adjudicados en la Ronda 1.5 tengan estructurado el financiamiento para no sumar más competencia”, opinó un empresario sobre el anuncio.

Haciendo un balance general, uno de los disertantes de ayer, Juan Srodek, Socio de KBR Group, se ocupó del tema. Sólo contando emprendimientos renovables de las subastas estimó necesarios 4.000 millones de dólares. Aunque si se suman las represas, centrales nucleares y térmicas obtenidas en licitación de distribuida con diésel, la cifra se multiplica.

Y esto, sin notorias mejorías en las tasas de interés. “No bajaron”, comparó Srodek con un proyecto eólico que siguió con atención en los últimos 5 años. “Ningún proyecto repaga en menos de 10 años”, resumió.

Regionalización

Fuentes del sector sostienen que la Ronda 2.0 ofertará potencia por regiones, de acuerdo a la capacidad de acceso a la red eléctrica. Si bien es una restricción de infraestructura imposible de solucionar para esta ocasión, al mismo tiempo se trata de una medida que intenta facilitar el camino a las provincias que no se quedaron con grandes proyectos en 2016, por caso, Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos, distritos que días atrás le pidieron por carta “cupos exclusivos” al propio Juan José Aranguren, el Ministro de Energía y Minería.

¿Exenciones impositivas?

Según establece la Ley 27.191 en diciembre de este año vence la exención tributaria para importar tecnología, arancel que se ubica en torno al 12%.

Hasta el momento, el Gobierno no dio señales claras respecto de qué actitud tomará sobre este punto. ¿Se va a mantener? El silencio de los funcionarios suena lógico en los oídos del mercado, dado que anunciar una extensión en este momento demoraría el proceso de construcción de los proyectos adjudicados en Ronda 1.5, sobre todo de aquellos que todavía se encuentran en la búsqueda de financiamiento.

Oficialmente, Kind expresó su voluntad de respetar el postulado de la ley que el mismo diseñó. Los empresarios, sin embargo, creen que no es lo que realmente quiere. “No tiene otra alternativa de extender la exención porque subirían los precios y políticamente resultaría incorrecto”, sostuvo una fuente que conoce el negocio y conversó este aspecto con el funcionario.

Por lo visto, será un debate pendiente para los próximos meses que ésta vez tendrá a la industria nacional en pie de guerra.

Cambian las condiciones

Sebastián Kind confirmó a Energía Estratégica que habrá mejoras en las condiciones de inversión para los sectores biogás y biomasa. “No habrá un pliego exclusivo”, aclaró, aunque sí se espera un marco regulatorio más acorde a estas industrias, diferenciado de eólica y solar. Otra vez, jugarán dentro del paquete global, tal como ocurrió en la Ronda 1.0.