Gobierno de Chile presentó su agenda para un Segundo Tiempo de la Transición Energética

El documento brinda una serie de acciones a llevar a cabo entre 2023 y 2024, como el aumento de la participación de renovables, la promoción del almacenamiento o ajustes al sistema de impuestos verdes, aunque sin objetivos concretos.

El Ministerio de Energía de Chile presentó una serie de medidas y acciones a implementar en el corto y mediano plazo para “una descarbonización acelerada del sector eléctrico”, como parte de su agenda inicial para un Segundo Tiempo de la Transición Energética. 

Esta agenda viene a concretar compromisos adquiridos en la Mesa de Mercado de Corto Plazo de fines del año pasado y contempla diez iniciativas, algunas ya en marcha, entre las que se destacan el aumento de la participación de renovables, la promoción del almacenamiento, ajustes al sistema de impuestos verdes y la revisión de requisitos de las centrales térmicas en operación. 

“Iniciamos un segundo tiempo de la transición energética que implica que las fuentes renovables y limpias pasen de ser un complemento importante en el sistema eléctrico a constituir las fuentes principales de generación, propendiendo a una matriz eléctrica con un 100% de energías limpias antes del 2050, tal como ha quedado suscrito de manera consensuada en la Política Energética Nacional vigente”, detalla el documento del gobierno. 

En el caso del almacenamiento, se señala la importancia de perfeccionar la regulación para despejar eventuales incertidumbres del sector en cuanto a su remuneración y operación, como también la relevancia de crear incentivos adicionales y asignar terrenos fiscales para el desarrollo de ese tipo de proyectos híbridos. 

Tal es así que el el Ministerio de Energía, en conjunto con el Min. de Bienes Nacionales, la Comisión Nacional de Energía y el Coordinador Eléctrico Nacional, determinará un conjunto de subestaciones estratégicas en las que se establecerán áreas de resguardo para el desarrollo de infraestructura de almacenamiento. 

Mientras que estima que para julio del corriente año deberá estar publicada la guía técnica de evaluación ambiental para proyectos de storage, elaborada en conjunto con el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA). 

Además, se pretende disminuir pagos laterales en los que incurren los suministradores en general, muchos de ellos renovables, con el fin de generar un impacto positivo en clientes, principalmente libres, si sus contratos permiten traspasar la disminución de estos costos.

O mismo modernizar las licitaciones de suministro de clientes regulados hacia el segundo semestre 2023, en particular “modificaciones que fomentarán portafolios eficientes de proyectos basados en fuentes renovables y limpias para la cobertura de la demanda, así como acciones orientadas a mitigar algunos riesgos a los que se ven expuestos los respectivos suministradores”.

“También se prevé hacer una revisión y ajuste de los mínimos técnicos de centrales térmicas, coherente con la actualización de la norma de emisiones, con el objetivo de permitir una mayor colocación de energía renovable y, con ello, disminuir los vertimientos renovables y libre de emisiones de gases de efecto invernadero”, asegura el archivo del Ministerio de Energía de Chile. 

Y de igual manera, otro eje estará puesta en la modernización de la operación del sistema eléctrico, como por ejemplo a partir del ingreso de tecnología DLR (Dynamic Line Rating), que permitiría determinar la capacidad de transmisión actual de una línea aérea de transmisión que puede estar siendo subestimada por el uso de la metodología convencional de capacidad estática de líneas. 

“Para ello, el CEN ya definió una primera etapa con la selección de las siguientes líneas: 

  1. Tramo 2×220 kV Ciruelos – Cautín: Línea con altas congestiones debido a la generación eólica en la zona sur. Las congestiones se aprecian incluso al desarrollarse el proyecto de cambio de conductor que se encuentra en curso. 
  2. Tramo 2×220 kV Andes – Likanantai: Línea con altas congestiones durante horas del día debido a la generación solar en la zona norte. 
  3. Tramo 2×500 kV Lo Aguirre – Polpaico: La Línea presenta congestiones en escenarios de déficit de generación hídrica lo que obliga a importar energía térmica desde el centro-norte.
  4. Tramo 2×220 kV Rapel – Alto Melipilla: Línea con congestiones debido al desarrollo de generación renovable en la zona costera de la región Libertador Bernardo O’Higgins”.

Repercusión en el sector renovable

El documento no tardó en despertar la reacción de la industria energética del país, y a lo largo de diversas plataformas y redes sociales se observaron ciertas críticas por el “bajo impacto” de tales propuestas. 

“Fue un título demasiado ambicioso para lo que se pretende”, “son medidas insuficientes y no solucionan los problemas del corto plazo” y que “no tienen el peso requerido en la actualidad”, fueron algunos de los comentarios que le llegaron a Energía Estratégica a lo largo de las primeras horas de la publicación de dicha agenda. 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *