José Bernardo Álvarez, presidente de la Federación Argentina de Cooperativas de Electricidad y Otros Servicios (FACE) espera con expectativas el encuentro que congregará a empresarios del sector agropecuario y energéticos, funcionarios del programa PROBIOMASA y del Ministerio de Agroindustria, además del Ministerio de Energía y Minería.

“Estamos tratando de articular entre cooperativas eléctricas y agropecuarias que pueden tener recursos para generar energía renovable una mesa de trabajo conjunta, fundamentalmente de biogás y biomasa para encontrar pautas que permitan desarrollar proyectos, tanto grandes como chicos”, destacó Álvarez, en contacto con Energía Estratégica.

La primera audiencia de biomasa se realizó el lunes pasado con la participación de numerosos actores. “Se está analizando de qué forma se puede poner en marcha la industria, sobre todo para lo que sería proyectos chicos que quedaron afuera del renovar; la idea es que cuando se lance la próxima licitación se tengan en cuenta las conclusiones”. Lo mismo vale para biogás.

Lea también: «Funcionarios, industriales y técnicos llevaron a cabo una mesa de trabajo para impulsar el biogás en la Argentina»

De esta manera, los diversos subsectores que componen la bioenergía (biomasa y el biogás) comienzan a sentirse incluidos en los planes del Gobierno nacional de cara al 2025: fecha en que se prevé incorporar 20 GW, entre centrales térmicas y de energía limpia.

Hasta ahora, en lo que respecta al Programa “RenovAr”, de los prácticamente 2.400 MW adjudicados, sólo 24 correspondieron a biomasa y biogás. Por eso, en la próxima subasta, se supone que estos rubros no jugarán bajo las mismas condiciones que eólica y solar.

Lea también: «Biomasa y biogás: las tecnologías rezagadas de esta primera licitación del Programa RenovAr»

Todo indica que habrá un pliego de condiciones específico, tanto para biomasa seca como para biogás. Así se espera que despegue el mercado en provincias que no fueron beneficiadas en la primera etapa como Santa Fe, Chaco, Corrientes, Formosa, Tierra del Fuego, Misiones, Tucumán, entre otras, que pueden también generar valor agregado.