Global Solar Council prevé gran demanda de energía en África y la fotovoltaica proyecta inversiones

El Global Solar Council (GSC) analiza que la energía solar fotovoltaica tiene un enorme potencial en África, continente que puede presumir de tener entre el 40 y el 60% del potencial total de energía solar global, y donde se prevé un enorme aumento de la demanda de energía en los próximos años debido al crecimiento económico y demográfico.


Se espera que el continente duplique su población de aquí a 2050, hasta alcanzar los 2.500 millones de habitantes. Y lo que es más importante, la mitad de esa población tendrá menos de 25 años, lo que plantea la cuestión urgente de cómo hacer posible ese cambio demográfico para apoyar el trabajo decente para todos.

Para tomar idea de la magnitud del fenómeno, se espera que más de la mitad del crecimiento demográfico mundial de aquí a mediados de siglo se produzca en África, con lo que casi 1 de cada 4 personas del planeta vivirá en la región subsahariana en 2050. Esta dinámica crea una necesidad urgente de diálogo y desarrollo coordinado de la energía solar en la región.

El África subsahariana fue el centro de atención del segundo día del Foro Virtual del Consejo Solar Mundial: Impulsar un futuro brillante con la energía solar fotovoltaica, celebrado en cooperación con SolarPower Europe y con el apoyo de GET.invest.

El evento, que contó con 38 distinguidos y expertos ponentes, acogió a más de 400 participantes, desde líderes de empresas solares hasta asociaciones del sector y desde gobiernos hasta instituciones financieras, que se unieron desde todos los continentes.

El segundo día acogió a los miembros del Grupo de Trabajo de la GSC para África, así como a líderes empresariales e instituciones internacionales comprometidas con la región.

La energía solar fotovoltaica desempeña un papel esencial para satisfacer las necesidades energéticas y laborales, pero «la cuota de África es sólo del 1,48% de la capacidad mundial instalada, con 10,5GW, lo que es demasiado bajo para un continente que tiene la mayor parte del potencial mundial de energía solar», dijo Nopenyo Dabla, Oficial de Programas para el África Subsahariana de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA).

«Reunir a los inversores y a los promotores a través de la búsqueda de socios es un elemento fundamental para que los proyectos sean financiables», añadió, señalando en particular la ampliación de la red, pero también las minirredes y los sistemas solares domésticos como las áreas clave que necesitan inversión.

Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), el 75% de los 770 millones de personas que aún viven sin acceso a la electricidad en 2019 se encuentran en el África subsahariana.

Como destacó Arthouros Zervos, presidente de REN21, «empezar de cero» también crea oportunidades, porque quienes viven sin electricidad están más abiertos al cambio que los que la dan por sentada. «África -a diferencia de Asia- ha evitado una red eléctrica dependiente del carbón, por lo que vemos que se están construyendo pocas centrales de carbón nuevas en la región subsahariana, con una generación de PPA muy elevada (incluso una sobreinversión en PPA en algunos países) y un papel destacado en el marco político de las minirredes a nivel mundial», señaló Zervos.

Las mujeres tienen un papel fundamental que desempeñar en el desarrollo sostenible y en la transición hacia la energía limpia, quizás aún más en África, líder mundial en emprendimiento femenino, con un 27% de mujeres dedicadas a la actividad empresarial en fase inicial.

«Las mujeres sólo representan el 32% de la mano de obra de las energías renovables», dijo Bertha Dlamini, Presidenta de African Women in Electricity and Power.

En lo que respecta a los sistemas de remuneración, el África subsahariana puede contar con algunos buenos ejemplos en lo que respecta a la medición neta y las tarifas de alimentación, con unos pocos países que cuentan con una regulación madura y un marco claro para las subastas.

Como explica el Centro de Energías Renovables y Eficiencia Energética de la CEDEAO (ECREEE), otros tienen que seguir y actualizar los regímenes de remuneración y la legislación obsoleta para aprovechar plenamente el potencial de la energía solar fotovoltaica.

«No son palabras mágicas, pero sólo las regulaciones y decisiones correctas nos llevarán a un despliegue solar mágico y exitoso», comentó Hadyr Koumakpai, GM de África en JA Solar.

«Las subastas con PPA financiables son los sistemas más eficaces para la energía solar, e incluso mejores si van acompañadas de instituciones internacionales que ofrezcan capacitación», señaló Silvia Piana, responsable de Asuntos Regulatorios en África, Asia y Oceanía de Enel Green Power. «En general, la principal necesidad son las medidas de mitigación de riesgos para atraer la inversión».

Aunque se amplíen, las redes por sí solas no pueden satisfacer la creciente demanda de energía: el sector no conectado a la red también es fundamental. Como destacan la Alianza para la Electrificación Rural (ARE) y GOGLA – The Voice of the Off-Grid Solar Energy Industry, las energías renovables distribuidas y la energía solar fotovoltaica sin conexión a la red pueden generar ingresos mediante el aumento de la productividad y la creación de empleo local; reducir la dependencia de combustibles caros, poco fiables y contaminantes, lo que se traduce en un ahorro para la comunidad y en una mejora de la salud; posibilitar los servicios esenciales y el suministro de bienes básicos; aumentar la autonomía y la resistencia al cambio climático (por ejemplo, los sistemas modernos de riego y desalinización); permitir una mejor distribución de los recursos dentro de la comunidad y reducir las desigualdades. Sin embargo, los productos solares sin conexión a la red todavía no son asequibles para muchos, y es muy necesario el apoyo público.

Ilham Talab, asesor técnico de GET.invest, declaró «A través del trabajo que realizamos en GET.invest, vemos de primera mano cómo las empresas solares del África subsahariana están innovando en toda la cadena de valor para servir a los clientes, no solo con luz sino cada vez más con servicios adicionales que crean valor en los entornos más difíciles. Nos comprometemos a seguir contribuyendo a ello, en nombre de nuestros donantes -la Unión Europea, Alemania, Suecia, los Países Bajos y Austria- a través de nuestro asesoramiento y apoyo a las empresas y los proyectos, para ayudarles a ampliar su escala y acceder a la financiación».

Mientras siguen abogando por políticas favorables, mayores subvenciones en el sector no conectado a la red y mejores normas para los equipos solares, las asociaciones de la industria africana confirmaron tendencias alentadoras en países como Zimbabue, Uganda y Tanzania para los proyectos C&I, la medición neta, la energía solar en los tejados, el bombeo solar para la agricultura, las minirredes, los sistemas solares domésticos en las zonas rurales y las contribuciones a la energía solar no conectada a la red procedentes del turismo y la minería.

Con el aumento de las necesidades energéticas y de las capacidades financieras de la población, también se contempla cada vez más el uso de baterías para acoplarlas a la energía solar fotovoltaica y permitir el progreso de la agricultura, la cocina y la refrigeración, al tiempo que se generan ingresos para los hogares y los empresarios. Las asociaciones industriales africanas también se dedican a la creación de capacidades para atender la necesidad de las empresas locales de acceder a conocimientos técnicos.

Los representantes de las asociaciones nacionales de la industria de Ghana, Mozambique, Nigeria, Tanzania, Uganda, Zambia y Zimbabue coinciden en que África tiene una gran oportunidad de dar un giro a sus economías después de la COVID-19 utilizando las energías renovables y, en particular, la energía solar fotovoltaica, dadas las mejoras en las tecnologías y la reducción de los costes, y que la energía solar fotovoltaica es la puerta de entrada a los ODS, con potencial para producir enormes impactos socioeconómicos, en términos de empleo, medios de vida sostenibles, educación e igualdad de género.

Gianni Chianetta, director general del Global Solar Council, clausuró el evento diciendo: «Con la ayuda de políticas favorables, la energía solar fotovoltaica puede impulsar el crecimiento económico sostenible en el África subsahariana, aportar beneficios socioeconómicos inclusivos, crear empleo decente y cualificado reduciendo la brecha de género, e inspirar a la próxima generación de empresarios y líderes. La región podría llegar a convertirse en un líder mundial en el sector solar, estableciendo nuevas normas para su desarrollo y regulación. Un evento como el Foro Virtual de la SGC, gracias al trabajo del Grupo de Trabajo de la SGC en África, es crucial para reunir a promotores, inversores, científicos del clima y sociedad civil en torno a la misma mesa para acelerar la transición energética.»

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reciba las Noticias

Tildá los países de tu interés
Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com