Un estudio realizado por la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ) reveló que se podrían instalar 1627 GW de renovables en Tamaulipas, tanto en tierra como en las extensiones dentro de la zona económica exclusiva fuera de la costa. 

Y si bien se podría creer que el segundo Estado de México con mayor potencia eólica instalada a la actualidad (2,030 MW) podría contar con mayor capacidad de esta fuente por sobre otras tecnologías, los resultados indican otra cosa. 

“El mayor potencial lo tiene la energía solar fotovoltaica (77.5%) seguida de la eólica onshore (18.6%); mientras que la parte offshore de esta tecnología llega al 3.9% restante”, señala el documento.

Puntualmente, la GIZ vaticinó que existen 26,000 km2 de terreno que podrían albergar hasta 1,380 GW de capacidad instalada con volúmenes de generación de hasta 2,590 TWh/año, los cuales se ubican principalmente en la zona sur de la entidad federativa. 

“Dicho potencial de generación eléctrica corresponde al 3.75% del potencial nacional calculado bajo la misma metodología”, se agrega. 

Por el lado de la eólica onshore, se podría aprovechar la construcción de parques de aerogeneradores en 33,400 km2, con mayor desempeño en el norte del Estado. Y de ese modo, poner en operación otros 221 GW que producirían 622 TWh al año. 

Mientras que en el caso de la offshore, el estudio indica que enfrenta varios retos relacionados a costos de instalación, mantenimiento y reducción de la vida útil de los equipos debido a los trabajos en un ambiente altamente salino, húmedo y bajo mayores velocidades de viento respecto a la onshore. 

Y eso se traduce en que sólo se podría aprovechar el 10% del espacio analizado, con lo cual la capacidad instalada asciende a 29 GW (13% de la potencia estipulada para tecnología en tierra firme), con una generación anual de aproximadamente 130 TWh/ año.

¿Qué ocurre con los costos?

Pese a que se reconoció que la energía eólica es ahora la más económica entre las renovables estudiadas y permanecerá así hasta la década de 2030, para el 2050 se invierten los papeles y la tecnología fotovoltaica será la de menor costo. 

“En Tamaulipas, para 2030 los costos de esta energía oscilarán entre 30 y 39 USD/MWh y hacia 2050 se verán costos tan bajos como 16 a 21 USD/MWh. La eólica onshore no logrará decrecer tanto y en promedio irá desde los 17 hasta los 54 USD/MWh al 2050”. 

“En tanto que por el lado del LCOE de la eólica fuera de las costas oscilará entre 52 y 70 USD/MWH hacia 2030 y en 2050 apenas decrecería a 45 – 60 USD/MWh. Esto significa que, incluso en 2050 que la tecnología de generación offshore habrá madurado bastante, su costo de generación será de un 50 y hasta un 70% más cara que la onshore”, detalla el archivo. 

Este estudio se encuadra dentro de la búsqueda del potencial del hidrógeno verde en México, tanto a nivel federal (GIZ ya sacó varios tomos) como a nivel estatal particularmente, tal como ya realizaron otras entidades a lo largo del año pasado. 

Y es preciso recordar que, Tamaulipas podría alcanzar 800 GW de capacidad electrólisis PEM para impulsar el H2V, con valores de USD 2.1 por Kg H2 a 2030 y USD 1.5 por Kg H2 al 2050 y la posibilidad de alcanzar un mercado de USD 11,000,000 en 2030 y superar los USD 275,000,000 por año al 2050.