Ghenova una empresa de ingeniería multidisciplinar que brinda diversos servicios de ingeniería ligado a los sectores naval, industrial, energía e infraestructuras.

“En energías renovables, acompañamos al cliente en todas las fases del ciclo de vida del proyecto realizando desde los estudios energéticos, due dilligence, micrositting, ingeniería básica, ingeniería de detalle, evaluación de CAPEX/OPEX, estudios de viabilidad, estudios técnicos, cimentaciones, geotecnia, supervisión de obra, puesta en marcha, entre otras cosas”, explica Adolfo Rozadillas, director técnico de renovables de la firma.

El directivo asegura que en países como España, Brasil, México, Australia, Argentina y Colombia han alcanzado ya los 5.000 MW de eólicos y solares fotovoltaicos.

Sin embargo, para profundizar su estrategia, Ghenova ha abierto nuevas oficinas en Cartagena. En una entrevista para Energía Estratégica, Rozadillas comenta qué impulsó a la empresa a tomar esta decisión y analiza el mercado colombiano.

¿Qué ha motivado la apertura de estas oficinas, en Cartagena?

Colombia ha mostrado unos buenos indicadores como país. Es estable, su economía ha crecido a un buen ritmo, además de contar con una muy buena cantera de profesionales en diversas disciplinas tanto en el ámbito de Ingeniería naval como el de energías renovables.

En estas dos líneas encontramos que Cartagena es una ciudad llena de oportunidades, con muy buena conectividad y con una base industrial importante en el contexto de la región Caribe.

Esto nos ha motivado a implantarnos desde el pasado mes de diciembre a través de nuestra filial Ghenova Colombia SAS en esta maravillosa ciudad.

¿Están dialogando con adjudicatarios de las subastas de energías renovables en Colombia?

Sí, estamos dialogando con algunos de los adjudicatarios. Algunos han sido clientes nuestros en otros países y estamos en conversaciones para posibles colaboraciones.

El equipo de Ghenova trabajando en sus nuevas oficinas de Cartagena

¿Y qué expectativas tienen en este mercado?

Al ser una ingeniería multidisciplinar, tenemos puestas nuestras expectativas en varios nichos dentro del mercado colombiano. Esperamos en poco tiempo consolidarnos en el mercado naval y en el de energías renovables.

¿Se han puesto un objetivo concreto de desarrollo de potencia, en cuanto cantidad de MW por ejemplo?

Más que marcarnos un objetivo numérico de MW, nos marcamos conseguir los primeros proyectos fotovoltaicos y eólicos en un corto periodo de tiempo.

Con la situación mundial y aumento del tipo de cambio, hay que estar expectantes a la suba del CAPEX de los proyectos y ver cómo responden los emprendimientos en desarrollo actualmente en el país.

¿Qué expectativas le despierta la estandarización del mercado bilateral de energías renovables en Colombia?

Es un modelo que está siendo desarrollado con éxito en muchos países, con sus diferencias.

La estandarización del mercado bilateral es una buena noticia para la rentabilidad del negocio de la comercialización de energía y por lo tanto para el desarrollo de proyectos. Esto dificulta la visualización de clientes, lo que nos obliga a estar aún más presentes en el país en contacto con todos los grandes partners.

¿Creen que debería lanzarse una nueva subasta estatal a largo plazo de energías renovables?

Una cosa no quita la otra. Al nivel de desarrollo en renovables en que el que se encuentra Colombia, las subastas estatales ayudan al desarrollo del mercado y a marcar la dirección correcta que se desea desde las administraciones.

En el caso de que no hubiera más subastas, no debería haber tragedia, hay que mirarse en el espejo de México, por ejemplo, cuando se cancelaron las subastas estatales. Esto hizo que los grandes clientes se muevan por su cuenta y se han generado muchísimos proyectos bajo esta tipología PPAs.

En general, ¿cuáles son los principales mercados latinoamericanos a los que apunta la empresa?

Actualmente contamos con oficinas productivas en Brasil, Bolivia y Colombia.

Nos encontramos implantados en los mercados de energía renovable en Brasil y Bolivia, con casi 3.8 GW.

En México ya contamos con 250 MW de ingeniería de fotovoltaica.

Mercados incipientes como Ecuador, Perú, igualmente son atractivos y podremos atacarlos desde nuestra sede de Colombia.