Ayer, la Comisión de Energía y Minería de la Cámara de Diputados y Diputadas de Chile dio lugar al tercer debate sobre la norma técnica de Gas Natural Regasificado que presentó la Comisión Nacional de Energía (CNE) a consulta pública (descargar).

Allí, Sebastián Novoa, presidente de la Asociación Chilena de Comercializadores de Energía (ACEN), rechazó la nueva normativa, que tiene por objeto, principalmente, determinar de manera anual volúmenes máximos (por empresa) de GNL que podrán ser declarados inflexibles.

“Eliminar el gas natural inflexible no va a traer ningún beneficio social y tampoco medioambiental, sino más bien va a traer inestabilidad de precios, volatilidad y costos más altos”, objetó el directivo.

Novoa argumentó que, ante cualquier contingencia de fuerza mayor que repercuta en el despacho de centrales de energía barata (como la hidroeléctrica), contar con volúmenes de gas que no estén restringidos por la nueva normativa sería “muy relevante desde el punto de vista de la política energética”.

Si bien el Coordinador Eléctrico Nacional debería calcular el peor de los escenarios dentro de sus proyecciones de demanda a la hora de establecer los volúmenes de gas inflexible que se habilitará cada año, para el presidente de ACEN eso es complejo de estimar.

“La tarea que le está dando la CNE al Coordinador es extremadamente difícil. Y además le está entregando riesgos técnicos en cuando a la cantidad de gas que vamos a tener que tener para la seguridad del despacho económico del sistema”, advirtió.

En definitiva, Novoa sugirió que un error de cálculos provocaría una suba de precios de la energía que repercutiría, en líneas generales, a “una baja de la productividad del país”.

En cuanto a las críticas que sostienen que la inflexibilidad del gas impacta en las inversiones de proyectos de energías renovables, el presidente de ACEN, mostrando números oficiales, relativizó esa postura indicando que año tras año hay cada vez más interés por este tipo de emprendimientos.

Finalmente, el directivo propuso que se reduzcan los límites para que los usuarios regulados puedan pasarse a libres, de 500 a 300 kW, de manera tal que “muchas más pymes puedan participar del mercado spot”, señaló. Explicó que, de ese modo, las empresas podrían celebrar contratos en torno a los 50 dólares por MWh, a diferencia de los 90 dólares que están pagando hoy.

“Poder permitirles a más empresas participar y obtener mejores precios parece mejor de estar preocupándonos por subir los precios”, concluyó.

Cambios en la norma del gas inflexible

Por su parte, Claudio Seebach, presidente ejecutivo de la Asociación de Generadoras de Chile, sugirió introducir algunos cambios sobre la norma técnica.

Por un lado, recomendó aumentar la frecuencia de actualización del estudio técnico, “para trabajar con mejores y más oportunidades disponibles”, indicó.

Opinó que ésto permitiría que las estimaciones de volúmenes de GNL, necesarios para minimizar el costo de operación del sistema, se realicen utilizando la mejor información disponible sobre el estado y evolución de variables relevantes, como la hidrología observada a la fecha y el avance en la entrada (y salida) de proyectos de generación y transmisión.

Además, solicitó el “uso de herramientas y datos adecuados para simular la operación del sistema bajo condiciones de estrés, por ejemplo, la sequía”.

“Considerando que el Coordinador tiene por objetivo preservar la seguridad y garantizar la operación más económica para el conjunto de instalaciones del sistema eléctrico, buscando entregar el máximo beneficio a los clientes finales, será de suma importancia que las estimaciones de los volúmenes máximos que puedan ser declarados inflexibles por las empresas GNL sean determinados en base a herramientas de modelación adecuadas, que capturen todas las complejidades que puedan tener un impacto significativo en la estimación de tales volúmenes”, sugirió Seebach.