Generadores renovables proponen lanzar una nueva licitación en Guatemala

AGER puso a consideración de las autoridades una convocatoria que desagregue la gran licitación PEG-5, que viene atrasada, y se aprovechen los proyectos que compitieron y no fueron adjudicados en el proceso PEG-4.

La demanda de energía en Guatemala crece a ritmos acelerados y la oferta necesita ampliarse con prontitud. Por lo que desde la Asociación de Generadores con Energía Renovable (AGER) identifican determinados retos qué abordar con celeridad durante este año.

Entre ellos, Rudolf Jacobs, presidente de AGER, señala que urge la expansión de redes de transmisión y del parque de generación, así como brindar certeza jurídica a las inversiones.

Sobre el primer punto, los generadores han identificado que las redes de transmisión del país requieren ampliarse en capacidad y cobertura geográfica, para dar cabida y acceso a los nuevos proyectos de energía, en su mayoría renovables, que deben instalarse.

En este sentido, Jacobs señaló como importante que se lleven a cabo procesos de licitación para nuevas líneas de transmisión y nuevas plantas de generación, cumpliendo con la Política Energética para que se logre alcanzar una participación renovable de no menos del 80%.

«La AGER propone diseñar las licitaciones para agregar una mezcla variada de fuentes renovables, como hidroeléctrica, eólica, solares-fotovoltaicas, por su complementariedad, y con un esfuerzo de agregar capacidad geotérmica, por el potencial del país y su contribución a la base del suministro”, declaró el presidente de AGER a Energía Estratégica.

Y argumentó: “Existen proyectos de transmisión que fueron adjudicados en el pasado que no se instalaron o están en proceso. Debe evaluarse con urgencia las líneas que son necesarias para licitar, evaluar las razones del atraso donde aplique y, una vez adjudicadas, es importante que las autoridades den acompañamiento permanente a estos proyectos, en particular en lo que concierne a la obtención de los derechos de paso».

Como parte de lo anterior, la Asociación ha propuesto que las autoridades consideren «lanzar una licitación de nueva generación, desagregando la gran licitación PEG-5, que viene atrasada, aprovechando los proyectos que compitieron y no fueron adjudicados en el proceso PEG-4«, muchos de los cuales por ser de tecnología solar podrían desarrollarse e iniciar el suministro rápidamente, en el año 2025, y con ello dar soporte a la demanda de energía en los períodos de necesidad más críticos (en el verano).

“Es necesario reglamentar las consultas del Convenio 169 de OIT, para dar certeza jurídica a las inversiones en infraestructura de diversa índole en el país, incluyendo proyectos de generación, distribución y transmisión de electricidad”, añadió Jacobs.

La publicación de AGER denominada “Estrategia para la transición energética en Guatemala: Agenda para la transformación eléctrica sostenible” identifica estos retos, entre otros, y plantea una ruta de crecimiento de la oferta que atiende las necesidades de la demanda dentro de un marco de sostenibilidad ambiental, asequible para la población y competitivo para el desarrollo económico del país.

Con una visión de largo plazo propone dar continuidad a lo establecido en la Política Energética, priorizando alcanzar el 80 % de la generación de energía proveniente de fuentes renovables, impulsando el desarrollo y aprovechamiento de nuestro potencial de generación y contribuyendo a cerrar la brecha aún existente en temas de electrificación rural.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *