El miércoles de la semana pasada se llevó a cabo el conversatorio virtual “Transición en Electrificación”, realizado por el Chile California Council. Allí, Nicolás Westenenk, director de Medio Ambiente y Cambio Climático de Generadoras de Chile, especificó cuáles eran los desafíos que debía transitar el país para alcanzar la tan mentada Carbono Neutralidad hacia el año 2050.

Uno de los ejes principales, detalló el experto, es “electrificar el consumo” tanto del transporte terrestre, como de la minería, el sector industrial y el inmobiliario. El objetivo será pasar del 24% de la electrificación actual al 54% en los próximos 30 años; es decir, casi duplicarlo.

Los sectores que deberán realizar los esfuerzos más grandes son, en primer lugar, el del transporte terrestre, que deberá pasar del actual 2% al 61% hacia finales del 2050.

Según Westenenk el objetivo es alcanzable: de a poco la electromovilidad va ganando terreno en Chile y, con ella, la planificación de la red de recarga a lo largo de todo el país. El hidrógeno también jugará un rol importante.

En segundo lugar, el sector inmobiliario deberá transitar una transformación, sobre todo en lo vinculado a la calefacción, en reemplazo del consumo actual de la leña.

Fuente: Generadoras de Chile

“Vamos bien encaminados”

Para el director de Medio Ambiente y Cambio Climático de Generadoras de Chile el objetivo de la Carbono Neutralidad será un hecho si se continúan dando las mismas señales de mercado de estos últimos años. “Vamos bien encaminados”, consideró.

“En el sector generación estamos con más de 20 mil millones de dólares de inversión en construcción de energías, principalmente renovables”, destacó. Repasó que, a mayo de este año, se registraban 6.355 MW en obras, de los cuales el 46% es solar, el 31% es eólico y el 14% es hidroeléctrico.

Además, Westenenk señaló que el 100% del ingreso de los proyectos en calificación ambiental en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) son renovables (61% solares y 39% eólicos), los cuales representan un volumen de energía de más de 12.000 MW que se traducen en inversiones por 12.300 millones de dólares.

“Chile sigue siendo un enorme reactivo para inversiones en energías renovables a nivel mundial, por lo tanto, podemos esperar que esto vaya creciendo aún más y podamos tener una matriz más renovable”, resaltó el directivo.

A este escenario se le suma el retiro de centrales a carbón, donde ya han compromisos que indican que al año 2024 dejarán de operar 2.500 MW de los 5.000 MW operativos.

“Nuestras proyecciones indican que, con la mayor penetración de energías renovables, y la salida de centrales a carbón, vamos a tener cada vez menos emisiones en el sector eléctrico”, enfatizó Westenenk.

Fuente: Generadoras de Chile