El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) publicó la Resolución 189/2019 (ver en línea) mediante la cual se establecen los valores con los que se remunerará la energía que los generadores distribuidos inyecten a la red.

Hoy día el precio estabilizado de la energía que los usuarios residenciales pagan a la hora de comprar su energía a la distribuidora depende la banda horaria y varía en: Pico, 1.852 pesos por MWh; Valle, de 1.676 pesos por MWh; y, resto, de 1.764 pesos por MWh.

Se puede ver una diferencia entre la energía a remunerar por la inyección de energía que vuelque un usuario respecto a la que pagan las distribuidoras. Pero eso no quiere decir que las distribuidoras deban pagar un mayor precio a la energía que generen los usuarios respecto de la que compran a CAMMESA.

Según especialistas del sector consultados por Energía Estratégica, el precio es exactamente el mismo. Es que a los valores de los precios estacionales del mercado hay que sumarles las pérdidas reconocidas de transmisión y distribución, que están definidas por cada distribuidor provincial, dictado por el ente de cada jurisdicción.

Lea también: «Cómo son los incentivos fiscales en generación distribuida que lanzó el Gobierno para promocionar energías renovables»

Un experto de una importante empresa distribuidora del área metropolitana, que prefirió no revelar su identidad por cuestiones corporativas, explicó que esta normativa es vital para el funcionamiento de la Ley nacional 27.424, ya que fija precios de referencia para la energía que pudieran inyectar los usuarios generadores.

“Si bien las normas de distribución del ENRE se aplican para Edenor y Edesur, muchos organismos de regulación provincial toman al Ente Nacional como referencia para sus aplicaciones”, precisó la fuente.