La Fundación Ecoandina, creadora de pueblos solares, prevé inaugurar pronto su casa modelo donde se conjugan variantes con energía solar para calefaccionar y optimizar su funcionamiento. En una reciente gira difundieron en Chile, Bolivia, y Perú, la energía térmica que se logró incorporar en Jujuy mediante calefones solares y soluciones sustentables; con la posibilidad de lograr convenios con su propulsora.

Se vislumbra la inauguración de la casa híbrida y modelo donde funcionará el «Centro Ecoandina de interpretación de energías renovables y ambiente», donde estarán aplicados todos los desarrollos pensados para los pueblos solares pero en una casa de ciudad, de modo de demostrar que también funcionan en otro ámbito de forma eficiente.

«La idea es que esté el sistema solar y también la energía eléctrica, para hacer un primer modelo de casa híbrida que pueda funcionar solamente con energía solar todo el tiempo posible y en algunas circunstancias (días lluviosos) pueda funcionar con energía eléctrica», explicó Silvia Rojo, directora de la Fundación Ecoandina sobre la casa que se comenzó a gestar en 2006.

La casa solar estará conectada a la red, de modo que el excedente de energía solar que se pueda generar sea aprovechado.

Este avance está en tratativas con la Secretaría de Energía, de modo que se pueda importar la donación que permita materializar la casa demostrativa.

Lea también: «Importante ONG trabajará conjuntamente con la UTN La Plata para el desarrollo tecnológico de equipos solares»

Debido a que se prevé retomar el tratamiento de la ley nacional para que los usuarios puedan inyectar energía renovable a la red eléctrica, se busca que la casa sea un lugar demostrativo y de capacitación para escuelas y profesionales.

La idea es que en coordinación con el Gobierno provincial, mediante la Secretaría de Energía y el Ministerio de Ambiente, pueda ser utilizado en organizar pequeños eventos vinculados a la energía solar, energías renovables y cuidado del ambiente.

La casa fue pensada para que sea la sede de la fundación y un centro de capacitación. Cuenta con una entrada, una cocina comunitaria con horno panadero y hornalla, dos habitaciones que servirán de oficina; dos baños, uno con ducha y uno pequeño; y un salón para una capacidad de 30 personas destinada a capacitación.

Tendrá calefacción solar, mientras que en la cocina y en las habitaciones la calefacción es por loza radiante, que es el sistema que se instaló en las escuelas de la Puna; y en la sala de conferencia ésta funciona por muro Trombe. Este sistema implica que la pared esté orientada al sol, y está construida con materiales que puedan acumular calor bajo el efecto de masa térmica, combinado con un espacio de aire y una lámina de vidrio, de modo que forma una suerte de colector solar.

Estará equipada con una heladera solar, un termotanque solar para el baño, colectores de aire para la calefacción y los paneles fotovoltaicos para la casa, baterías y el sistema eléctrico con energía solar, donación de la empresa alemana HID.

La construcción está muy avanzada y se pretende parquizar con especies autóctonas, de modo que esté en armonía con el medio ambiente.

Por otra parte, Rojo comentó sobre la gira de promoción que inició el pasado 30 de diciembre llamado «Viaje solar» como parte del proyecto de difusión y monitoreo de pueblos solares en América del Sur, promovido por la Moot Fundation. «Lo que se pretendió es ver qué posibilidad había de extender a otros países el trabajo que hicimos en Jujuy durante tantos años de concebir el programa de pueblos solares, o determinar en qué situación están para ver si demandaban el mismo tipo de energía», explicó Rojo contemplando la radiación similar de esas zonas a la de Jujuy.

Apuntan a generar conciencia en el uso de los recursos

Para Silvia Rojo, de la Fundación EcoAndina, hay más conciencia a nivel de la población y un apoyo más explícito en las leyes, así como las circunstancias propicias para el desarrollo. De hecho, la ley solar está vigente y la provincia fue una de las que lanzó la normativa en enero del 2016, que sumado a la planta solar planificada, permitirá generar conciencia en la gente en el uso de energía solar para bajar los costos, mejorar la calidad de vida y que todos tengan energía.

Brindó como ejemplo a Alemania, que es referente en la materia y que le tomó 30 años llevar adelante ese cambio en su población, debido al alto costo de los servicios.
En edificios públicos

La idea de la fundación es llevar la eficiencia energética a edificios públicos, propuesta en la que la Secretaría de Ambiente también está interesada.

La intención es empezar con lo que tienen, como es el caso de la iluminación: evitando dejar equipos y la luz prendidos y artefactos enchufados, entre otras conductas.

Por eso es clave incorporar la eficiencia energética, como reciclar materiales, no abrir frecuentemente la heladera para reducir el costo de la energía y otras acciones cotidianas.

La fundación viene fomentando esta idea desde hace décadas. Se dedicó a desarrollar, asesorar y capacitar en tecnologías limpias, eficiencia energética y uso apropiado del agua.

Y el fomento en el desarrollo local busca lograr equilibrio con el ambiente, respetando la identidad cultural de cada región.

La exitosa gira de difusión que se realizó en Perú, Chile y Bolivia

La gira de promoción se concretó portando un termotanque y una cocina en una camioneta. Un grupo de cuatro personas emprendió el viaje procurando hacer contacto en cada locación, con municipios, gobiernos locales y una ong, con el fin de relevar las necesidades.

El panorama para América del Sur es muy propicio para la generación de energía solar, fue la conclusión del viaje. “Fue muy interesante por la experiencia para nosotros de saber cómo se manejan en zonas similares, y quedaron muy interesados en establecer algún tipo de relación por posibles proyectos bi o trinacionales que se pudieran hacer”, precisó Silvia Rojo.

En Iquique (Chile) realizaron una presentación en un teatro local para los técnicos y referentes de cámaras de construcción, e hicieron vinculación con el gobierno local. Luego de un percance técnico pudieron seguir.
En Arica, contactaron con una ong y el gobierno local: luego fueron a Tacna, Chacaltaya y Desaguadero (Perú), posteriormente a Bolivia: Desaguadero, La Paz, Oruro, Uyuni y Tarija. En cada lugar hicieron una presentación y un taller público.

“En todos la circunstancia es que recién están tomando contacto con el tema de energías renovables, y tienen gravísimos problemas con aguas salobres, con mucho sedimento, con lo cual les resulta un inconveniente grande el uso de los termotanques chinos, ya que no tienen industria local desarrollada. Por eso estaban muy interesados en nuestro termotanque”, dijo.

El termotanque que llevaron, que se está fabricando en Jujuy, tiene la ventaja de no absorber las aguas con sales, no tiene el problema de condensación que poseen los de origen chino, de vidrio y metal con lo cual se colmatan al absorber sales y en un año dejan de servir. Por ello en los tres países se mostraron muy interesados en el desarrollo de los termotanques solares jujeños.

También lo están en torno a las cocinas solares, porque es una situación similar ya que por las grandes distancias no hay gas y tienen problemas de traslado, y aunque tienen más leña que la Puna jujeña no se les permite porque les quita alimento a los animales.

Condiciones limitadas

Consideró que las circunstancias de estos países son muy limitadas, excepto Chile que está en mejor situación porque desarrollaron leyes propicias en torno a energía solar, pero Bolivia está iniciándose y le falta incentivo y desarrollo en el tema. En ese sentido también explicó que las condiciones naturales, que incluyeron aludes, lluvias y nieve, no permitieron avanzar hacia el norte de Perú, excepto en Tacna, porque su geografía y condiciones de pobreza, se suman a que aún no se focaliza en el cambio climático.

Quiénes aportaron

La Fundación EcoAndina destacó el aporte de Umweltstiftung Greenpeace, Fundación ambiental de Greenpeace con sede en Alemania, que en el 2009 donó la terminación de la mampostería e instalaciones de la casa.
La Mott Foundation de EE UU subsidió las aberturas de madera de carpinterías Ortiz, de vidrio doble (DVH) de Castellani vidrios; y el proyecto Pfip del Consejo Federal de Ciencia y Tecnología, del Ministerio de Ciencia (Cofecyt) y Tecnología e Innovación Productiva de la Nación que subsidió la construcción parcial.

El diseño lo aportaron los alemanes Michael Sehmsdorf, Max Schimke y Martín Jasper; proyectista solar Christoph Müller; locales Jorge Ramírez, Leonardo Guerrero y Fernanda Sáez; la Embajada de Alemania en Argentina; Banco Galicia y empresa Ardal y Robert Haider y Joerg Westphaldonaron el certificado de eficiencia energética para la casa.

Fuente: El Tribuno.