Juan José Aranguren y Sergio Bergman casi ni se movieron en las dos jornadas de audiencia pública sobre el impacto ambiental de las represas de Santa Cruz, exigidas por la Corte Suprema para retomar las obras.