La Comisión Europea postergó al menos a septiembre la reunión que definiría la baja arancelaria fijada desde el 2013 al biodiesel argentino por supuesta política desleal de dumping.

Según lo acordado entre la Unión Europea y el Gobierno nacional, la rebaja de aranceles -del 24,6 por ciento actual a menos del 10 por ciento- comenzaría a regir en los próximos días de este mes. De hecho, ya se habían acordado embarques para el 10 de agosto por más de 20 millones de dólares, gestión que deberá quedar sin efectos.

“Para la industria Argentina esto es un daño comercial significativo”, subraya en diálogo con Energía Estratégica Gustavo Idigoras, asesor en relaciones internacionales de la Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO).

La causa de esta postergación “se debe a una serie de errores administrativos y políticos de la Comisión Europea, que fueron objetados por los estados miembros por incluir a Indonesia de manera incorrecta en la iniciativa de bajas de derechos arancelarios antidumping”, explica Idigoras.

Consultado sobre el motivo de que una posible irregularidad de Indonesia afecte a la Argentina, el especialista cuenta que “la Comisión Europea interpretó que los dos plazos son similares y qué podría darse el análisis de la baja arancelaria para ambos países pretendiendo hacer un solo reglamento para las dos plazas”.

Lea también: «Biodiesel: incertidumbre por el mercado de EEUU pero expectativas por embarques a Europa»

Por su parte, CARBIO no descarta exigir algún tipo de “compensación” frente a la Organización Mundial del Comercio (OMC) a causa de esta maniobra de la Unión Europea.

Ahora, según Idigoras, en el mejor de los escenarios Argentina podría comenzar a exportar a Europa recién en octubre de este año.

Y a Estados Unidos, tampoco

El Gobierno nacional y los empresarios aseguran que esos derechos a la importación de la Unión Europea provocaron una reducción de ventas de biodiesel por alrededor de 1.600 millones de dólares, lo que obligó a redireccionar los envíos a otros países. Uno de los principales compradores durante el 2016 fue Estados Unidos.

Argentina llegó a exportar el 90 por ciento de los envíos al país norteamericano. Sin embargo, este año, la organización de productores de biodiesel de los Estados Unidos acusó a los fabricantes argentinos de “al inundar el mercado (estadounidense) con biodiesel subsidiado y con precios menores a los costos de producción”.

Al igual que en la Unión Europea, el mercado estadounidense se cerró virtualmente, fijando barreras arancelarias. Este lunes 21 de agosto la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos lanzará una determinación preliminar sobre esta situación. Sin embargo, Idigoras señala que las expectativas son «desalentadoras».