Fuerte apuesta al hidrógeno verde: para el 2050, Perú podría desplegar hasta 12 GW de electrólisis con un costo meta de 1 USD/kg

Según las predicciones de la Asociación Peruana de Hidrógeno, el país podría desarrollar proyectos de gran escala tanto para el consumo local como para la exportación.


Gabriela Francovigh

Por

gabriela.francovigh@energiaestrategica.com

El hidrógeno verde se plantea para Perú como un vector descarbonizante de sectores estratégicos para la economía y para el desarrollo social del país como son la minería, la industria química, el transporte de carga pesada y el transporte público de pasajeros.

Si bien aún se presentan grandes desafíos regulatorios para promover esta industria, el gerente general en la Asociación Peruana de Hidrógeno (H2 PERÚ), Fernando Maceda, revela el potencial del vector energético y proyecta las ventajas que traería aparejada la producción y comercialización de este gas, a través de rigurosos estudios, en conversaciones con Energía Estratégica. 

En concreto, ¿cuáles son los principales ejes de la propuesta de hoja de ruta presentada?

La hoja de ruta presentada por H2 Perú durante el año 2022 presenta cuatro diferentes momentos temporales: hacía 2025 se le llamó “pavimentar el camino», rumbo al 2030 “sentar bases del mercado local”, al 2040 “fomento a la innovación industrial en hidrógeno verde y pasos para la exportación” y de cara al 2050 “despliegue a gran escala”.

En cada uno de los horizontes temporales se abordan diferentes temáticas que serán necesarias para habilitar este mercado en Perú: empezando con trabajo multisectorial y aspectos regulatorios, posteriormente, el desarrollo de proyectos piloto y, entre 2040 y 2050, el escalamiento de proyectos de producción y adopción acelerada de los medios de demanda.

Por mencionar algunos hitos de la hoja de ruta: hacia 2030 se ha vislumbrado que Perú podría desarrollar hasta 1 GW de capacidad instalada de electrólisis mediante el despliegue de 3000 millones de dólares hoy en inversión privada y al menos 20 millones de dólares de financiamiento para apalancar proyectos escalables y replicables.

Hacia 2050, la ambición crece y se vislumbra que Perú podría desplegar hasta 12 GW de electrólisis con un costo meta de 1 USD/kg de hidrógeno y con una sustitución del 100% de combustibles fósiles por hidrógeno verde en industrias como la del acero y el cemento.

Es importante señalar que nuestra propuesta de hoja de ruta se realizó bajo un escenario muy conservador, ya que se trataba de la primera aproximación que el ecosistema del Perú produjo a partir del único estudio existente que acabábamos de recibir por parte de nuestro socio estratégico Engie Impact. Esto quiere decir que con nuevos estudios podríamos ser más ambiciosos.

Es en ese sentido que el BID está apoyando al MINEM en el desarrollo de la hoja de ruta y estrategia nacional del H2V, con lo que estiman finalizar el estudio en julio de este año.

Además, el MINEM está realizando un necesario trabajo de análisis técnico, al cual H2 Perú colabora plenamente, en el marco del Convenio de Cooperación firmado en febrero de 2022, es en este contexto, es que nos encontramos desarrollando una Programación Tentativa Sectorial que describa los usos del hidrógeno que serán reconocidos como Medida de Mitigación del Cambio Climático en Perú.

¿En base a qué criterios han propuesto estos objetivos: han dialogado con el sector privado?

Nuestra hoja de ruta plasma la visión de los socios corporativos, aliados estratégicos y socios profesionales que integran la Asociación Peruana de Hidrógeno. El documento fue desarrollado por especialistas de cada una de las empresas e instituciones con experiencia en el pronóstico de mercados, planificación de demanda y experiencia en el sector energético.

Es importante señalar que, si bien los socios corporativos son empresas del sector privado, también hacen parte de la Asociación instituciones y personal académico, así como otras asociaciones y grupos gremiales del sector de la energía renovable e hidrógeno en la región de América Latina, quienes han contribuido con sus opiniones y visión desde la experiencia y trabajo que han desarrollado en sus latitudes.

Esta misma dinámica es la que ha seguido H2 Perú en todas las publicaciones que ha emitido, desde artículos técnicos de divulgación del conocimiento alrededor de hidrógeno, hasta documentos de posicionamiento y recomendaciones para la creación de la política pública alrededor de hidrógeno en el país. 

Por citar un par de ejemplos de esos documentos, durante el 2022, la Asociación Peruana de Hidrógeno cuál publicó el documento llamado Bases y recomendaciones para la elaboración de la Estrategia de Hidrógeno Verde en el Perú, en el qué cuantificó el tamaño de la oportunidad que tiene el hidrógeno verde en distintos sectores de la economía peruana e identificó los principales puntos que debería cubrir una estrategia de hidrógeno para ser exitosa en el país.

En el mismo año, también se publicó una “Propuesta de proyecto de ley de promoción al hidrógeno verde”, en dónde identificó algunos de los puntos legislativos más urgentes de observar y atender para crear las condiciones regulatorias propicias para el hidrógeno en esos primeros años de desarrollo.

¿De cumplir la hoja de ruta, cuánto del hidrógeno verde se quedaría en Perú y cuánto sería exportado?

Naturalmente, el país buscará aprovechar al máximo su potencial renovable para mantenerse como el exportador de energía que históricamente ha sido, moviendo sus operaciones de la industria del petróleo y gas, hacia los vectores energéticos como es el hidrógeno verde o podrían ser los biocombustibles.

Es difícil predecir cuál será la proporción de hidrógeno consumido nacionalmente frente al hidrógeno o sus derivados que serán exportados, sin embargo, el Diagnóstico del potencial del hidrógeno verde en el Perú ha identificado que el potencial de generación renovable viable para la producción de hidrógeno en Perú es al menos 2 veces más grande de lo que podría ser la demanda nacional de esta sustancia en 2050 (+50 GW de potencial instalable frente a una potencial demanda en 2040 de 24 GW de potencia para la generación de electricidad que se alimentará a electrolizadores), por lo que no será difícil pensar en que el país pueda desarrollar proyectos de gran escala (GW) que sirvan tanto para el consumo local como para la exportación.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *