Con el mismo espíritu de la encíclica «Laudato si», el Papa Francisco instituyó el 1º de septiembre como el día mundial de oración para el cuidado del medio ambiente.

La celebración, que se realizará todos los años en la misma fecha, tiene como nombre oficial «Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación». El objetivo llamar la atención y concientizar sobre los problemas medioambientales del planeta.

La Iglesia Ortodoxa ya tiene establecido el 1º de septiembre como el Día de protección del medio ambiente, por lo que este movimiento de Francisco también es un gesto de vínculo y fraternidad entre ambas ramas de cristianismo. «La celebración de la jornada en la misma fecha será una buena ocasión para testimoniar nuestra creciente comunión con los hermanos ortodoxos«, explicó Francisco.

«Como cristianos, queremos ofrecer nuestra contribución para superar la crisis ecológica que está viviendo la humanidad«, escribió el Papa en una carta a los Cardenales Peter Kodwo Appiah Turkson y Kurt Koch, presidentes respectivamente de los Pontificios Consejos Justicia y Paz y para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.

«Vivimos en un tiempo en el que todos los cristianos afrontamos idénticos e importantes desafíos, y a los que debemos dar respuestas comunes, si queremos ser más creíbles y eficaces», agregó.