Semanas atrás, y en el marco de la cumbre mundial COP26, el Gobierno Nacional confirmó que la compañía australiana Fortescue invertirá USD 8.400.000.000 para producir hidrógeno verde en Argentina y generará más de 15.000 puestos directos de trabajo y entre 40.000 y 50.000 indirectos.

Ahora, el secretario general de la Gobernación de Rio Negro, Daniel Sanguinetti, confirmó que las máximas autoridades de la empresa hoy visitarán la provincia: “Se hará una recorrida por las zonas donde se implementarán las plantas industriales y “quedará consolidada la decisión de comenzar con los planes y estudios específicos para llevar adelante el proyecto”, mencionó durante la jornada de hidrógeno organizada por el Centro Argentino de Ingenieros (CAI),

“Pasaremos de una faceta de acuerdos y cuestión legal a una etapa de pre-factibilidad donde se dan todos los estudios necesarios para que la implementación se lleve a cabo y los permisos correspondientes por parte del Estado”, explicó. 

El funcionario aseguró que ya se piensa en los próximos pasos para el 2022. Primero, a mediados de agosto, se presentará un proyecto ejecutivo con una iniciativa privada que será tratado en la legislatura provincial.

Posteriormente, se esperará su aprobación y, a partir de septiembre, comenzarán los primeros trabajos de la inversión específica para llegar a finales del 2024 con la producción de hidrógeno verde y su exportación, según aclaró Sanguinetti en el webinar del CAI.

Esta etapa tendrá una inversión estimada en USD 1.200.000.000 y producirá unas 35.000 toneladas de H2V, energía equivalente para satisfacer a 250.000 hogares. Mientras que para el 2030 se espera convertir a Río Negro en un polo mundial exportador de este vector energético, con una capacidad de producción de 2.2 millones de toneladas anuales. 

Por otro lado, el secretario general de la Gobernación provincial reconoció que existen otros desafíos por delante, como por ejemplo la factibilidad de desarrollar proyectos que se puedan insertar en estas inversiones.

“Trabajamos con IMPSA y una subsidiaria de INVAP, llamada Eólica Rionegrina, para ver la factibilidad de construir las aspas y aerogeneradores en Río Negro, proyectos que luego se lo ofreceríamos a la empresa”.

“Además, podemos evaluar la posibilidad de generar electrolizadores de manera local y eso está previsto en la recorrida que se hará con la empresa australiana”, concluyó.